6 de June de 2013 00:02

El SRI asustó al ‘Toño’ Valencia y alteró la paz de la Tricolor

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Carlos Marx Carrasco, del Servicio de Rentas Internas, visitó la Casa de la Selección. Se reunió a puerta cerrada con el volante Antonio Valencia.

Llegó vestido sin corbata y con camisa al estilo presidencial. Una prenda ícono del Gobierno que le regaló el mismo Rafael Correa por su cumpleaños. Ayer, a las 10:42, Carlos Marx Carrasco, director del Servicio de Rentas Internas (SRI), se bajó del auto que lo movilizaba y caminó hasta la puerta de la Casa de la Selección.

Los funcionarios que acompañaban a Carrasco portaban carpetas y hojas con el eslogan: "SRI, le hace bien al país".  En el acceso principal al lugar de concentración de la Tricolor estaban estacionados 34 vehículos, en dos filas.

Vinicio Luna, de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), llegó en otro auto delante del funcionario e intentó que el vehículo que trasladaba al funcionario ingresara al parqueadero, pero Marx prefirió caminar. Avanzó junto a Luna exhibiéndose ante las decenas de cámaras instaladas en el lugar.

A la puerta salió Antonio Valencia para saludar a Carrasco. Le preguntó al jugador por su familia. Enseguida, cuando los micrófonos se amontonaron, Marx contó que llegaba de visita para hablar de tributación de los futbolistas. Elogió al ‘Toño’. Le dijo que él era uno de los más cumplidores en el pago tributario a pesar de ser un jugador que está en Inglaterra.

[[OBJECT]]

¿Hay jugadores que deben al SRI? "No voy hablar de deudores", dijo Carrasco. Mientras el diálogo se daba, llegó Luis Chiriboga, presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF). Él estacionó el auto junto a la circunferencia que se había formado y con semblante serio, gesticulando los brazos, preguntaba a Luna el motivo del amontonamiento de cámaras. Se bajó del carro y Wilson Andino, un asesor del SRI, se acercó a explicarle que era una visita sorpresa.

Chiriboga se acercó a Marx, lo saludó y luego abrazó a Valencia. El directivo de la FEF invitó a entrar a las instalaciones a todos los presentes. Argumentó que la puerta no era el mejor lugar para conversar.

En el plan del cuerpo técnico de la Selección no era un día para abrir las puertas a los medios de comunicación, pero la llegada de Carrasco alteró todo y se permitió el ingreso de todos los periodistas y funcionarios del SRI. En esta ocasión, no se exigió credencial a nadie como es la costumbre en este recinto deportivo.

Carrasco, Valencia y Chiriboga ingresaron al complejo hablando de fútbol y de todo un poco. El directivo de la FEF le mostraba las instalaciones y le contaba sus logros como presidente de la FEF. Los tres y otros funcionarios del SRI se reunieron en un salón a puerta cerrada.

Nada estaba planificado en la Federación. El SRI hizo pública esa visita ayer, recién a las 08:00. Luna detallaba que fue sorpresiva la visita y exigía que pasaran  un jugo de naranja a la sala de reuniones, sin especificar para quién era. Mientras ocurría esto, dentro de la concentración,   Pedro Romero, la persona más cercana a Valencia, caminaba de un lado a otro.  ¿Qué pasaba le preguntaron? Él volvió a entrar sin responder.

Después de siete minutos, salieron para dar declaraciones. Carrasco comenzó pidiendo disculpas por haber llegado de sorpresa. El reloj marcaba las 11:17. En el tercer piso, en el salón de audiovisuales, la charla teórica seguía con el seleccionador Reinaldo Rueda, según Jaime Méndez, asistente en la Casa de la Tri.  Los jugadores sí se enteraron de la visita de Carrasco, pero siguieron con el plan.

Adentro la  tensión no era la misma  que se evidenció en la puerta. El escenario cambió. Empezaron sonrientes la conferencia. Carrasco elogió a Valencia, a Chiriboga y a la Federación por estar al día en el pago de los impuestos. ‘Toño’ lo miraba de reojo, pero bien serio.

Después habló Chiriboga para agregar que la FEF ha mantenido reuniones  permanentes donde se han determinado formas de pago de los clubes y de la misma Ecuafútbol. Que todo era normal y que Valencia era el ejemplo para los que evaden los tributos.

El último en hablar fue el seleccionado. Cogió el micrófono,se puso de pie y reconoció que estaba asustado. "Por un momento pensé que no viajaría a Perú. Trato de cumplir con mi país", dijo, como un desahogo.

El acto concluyó con la entrega de un balón y un bolso. A la salida del salón, Carrasco  hasta cantó un gol de Ecuador.

¿No desconcentrará está visita sorpresa al equipo tricolor?  "No, no. Para nada. Más bien van a ir motivados. Lo de Valencia es un ejemplo para otros futbolistas", respondió Carrasco y volvió a ingresar a otra reunión a puerta cerrada.

Hubo la orden de desalojar a la prensa. Ningún jugador apareció por los pasillos porque estaban en charla con Reinaldo Rueda, pero que empezó sin Valencia.

Así, Carrasco, hincha del Deportivo Azogues, habló otra vez de  fútbol.  La penúltima ocasión que lo hizo fue el 16 de mayo, también rodeado de decenas de camarógrafos y fotógrafos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)