11 de April de 2013 09:32

Solos nos queda Barce… perdón, Emelec

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Esta semana deja duras pero valiosas lecciones al fútbol ecuatoriano, cuya Tricolor está en el ‘top ten’ mundial, pero con resultados variopintos en los torneos internacionales. La tradicional frase de ‘Solo nos queda Barcelona’ no tiene sentido. En realidad, solo nos queda Emelec.

Cara y Cruz en la Libertadores

Emelec demuestra que es el mejor equipo ecuatoriano del momento. Lo avalan sus estupendos números en la Serie A y las cifras no tan espectaculares pero sí satisfactorias en la Libertadores. El plantel de Gustavo Quinteros cumplió el objetivo de pasar de ronda y, si todo marcha bien, el entrenador boliviano podrá presumir que fue un acierto que la dirigencia azul apostara por darle la oportunidad de liderar un proceso, esa palabra que tanto espanta a los resultadistas.

Hay jugadores azules que están inspirados, como Gabriel Achilier y Pedro Quiñónez; otros, como Cristian Nasuti, están compenetrados en una mecanización que transmite seguridad desde atrás. Con Christian Dreer ya hay arquero (pieza clave que faltó en el título que se esfumó en el 2012), y hay suplentes de lujo como Gaibor y Zeballos. Sin embargo, se verá si el Bombillo puede llegar más lejos. Los cotejos de definición de ida y vuelta no suelen ser su fuerte, como indican las finales de la Serie A perdidas en el 2010 y 2011. Esperemos que Quinteros resuelva el dilema. Tiene con qué.

Su compañero de patio, Barcelona, quedó debiendo. Por supuesto que era una gran exageración pensar, como prometía el mercadeo del Barcetón, que llegaría a la final. Pero el campeón de Ecuador debía ofrecer algo más de pelea. Ha sido eliminado anticipadamente, sin victorias (los triunfos se le escurrían por falta de oficio) y con un lamento magdaleno por los árbitros que ya resulta aburrido. Es verdad que Barcelona dio pelea en cada cotejo y no hay que reprochar nada por ese lado; pero su nivel de juego colectivo fue escabroso y las individualidades no aparecieron. ¡Cómo se extraña a Narciso Mina! El Ídolo en realidad nunca estuvo en el pomposo Grupo de la Muerte, sino más bien en el Grupo de los Zombies, pues todos los clubes tenían problemas en sus torneos domésticos y no eran, de ninguna manera, rivales inaccesibles. Lo peor es que Barcelona cedió mucho terreno en la Serie A y Emelec se dirige al título, prácticamente sin oposición.

El Sub 17, otra decepción

Los chicos de la Micro-Tri ilusionaron luego del gran triunfo sobre Argentina, pero no lograron ninguno más y quedaron fuera del hexagonal final del Sudamericano. Tiene mucho que ver el mega-tongo de venezolanos y paraguayos, por supuesto, pero pesa más la falta de roce, las escasas alternativas para seguir sorprendiendo (con Argentina se agotó el repertorio) y la falta de trabajo en las divisiones menores. Otra vez, como pasó en el frustrante Sub 20 pasado, queda la sensación de que los ‘grandes’ han bajado su nivel y no que Ecuador ha subido el suyo. La ‘farsa’ de guaraníes y venezolanos es de escándalo, pero ojo, esos equipos ganaron a Ecuador con justicia en sus respectivas fechas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)