11 de October de 2012 00:02

Los seleccionados reciben el aliento de sus amigos y familiares

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Nadie que no esté acreditado o que no tenga la aprobación de los administradores del edificio puede alterar, por estos días, la concentración de la Tricolor en la Casa de la Selección.

La seguridad es grande. Hay un guardia en la garita, que apenas entreabre la puerta para que ingresen, uno a uno, más de 60 periodistas, camarógrafos y fotógrafos de Ecuador y Chile.

Ese no es el único control. Dentro del edificio, otro vigilante, armado y con chaleco antibalas, custodia que los visitantes no se “desvíen” a otro lugar que no sea la Sala de Prensa, el único espacio habilitado para la jornada.

Las docenas de periodistas ecuatorianos y chilenos corren apurados hacia la sala de prensa para buscar la mejor posición. Está previsto que Jorge Guagua, Christian Noboa y el técnico Reinaldo Rueda comparezcan.

La atención mediática se centra en los tres protagonistas y el resto del equipo se mantiene replegado en sus habitaciones. Michael Arroyo se asoma tímidamente, por los ventanales de su habitación y Oswaldo Minda se sienta en uno de los balcones para hablar por teléfono. Solo dos jugadores, Frickson Erazo y Renato Ibarra, aparecen por el vestíbulo para recibir visitas.

Erazo llega al ‘lobby’, vestido con el uniforme blanco de concentración. Encuentra a Fabricio Obando y le da un cálido abrazo. Los dos se conocen desde el 2010, cuando coincidieron en El Nacional. “Somos esmeraldeños. Nos hicimos amigos pronto y desde ahí siempre estamos pendientes el uno del otro. Ahora que se fue a Guayaquil, siempre trato de venir a verlo”, cuenta Obando, quien ahora integra el equipo de Reserva de Deportivo Quito.

Erazo se alegra al verlo y posa junto a su amigo para tres fotógrafo s que optaron por salir de la rueda de prensa, para buscar gráficas distintas de la Tri. Luego, los dos amigos se alejan de la gente y se concentran en empaparse de sus asuntos personales.

Muy cerca de allí, el chillón chaleco de un policía afroecuatoriano brilla con el intenso sol que golpea en Monteolivo. Él es Christian Ibarra, el primo de Renato, el volante del Vitesse holandés, quien aparece con la primera opción de reemplazar al suspendido Luis Antonio Valencia, en el partido ante los araucanos.

Ibarra habla poco y es tímido. Antes de sentarse a conversar con el ex volante de El Nacional, dice que en todas las concentraciones se da un tiempo para visitar a su familiar. “Está motivado. Siempre ha sido su sueño jugar en la Selección”, dice el uniformado. El diálogo entre ambos es breve y luego el jugador vuelve a subir a la concentración del equipo.

Antes de participar en la rueda de prensa, Christian Noboa también recibió una visita: su ex compañero en Emelec, Moisés Candelario, fue a verlo.

Pese al intenso sol, ‘Candela’ lleva una pesada chompa negra con capucha de lana. Su presencia no pasa inadvertida. El capitán Vinicio Luna, quien llega a despachar desde el lugar de concentración, estrecha la mano del ex volante y pasa rápidamente. Noboa y Candelario conversan poco y por momentos parece que el mediocampista del Dínamo de Moscú lo reta. Luego se dan un abrazo y Candelario desaparece.

Hoy es la foto oficial

La tradicional foto de los 23 convocados se realiza hoy, desde las10:00 en las instalaciones de la Casa de la Tricolor.

Ayer, luego de la conferencia de prensa, los jugadores y el cuerpo técnico subieron a uno de los salones para recibir  una charla técnica. Esta fue dictada por Reinaldo Rueda.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)