29 de May de 2011 00:03

Los seguidores del M. United eran mayoría entre los espectadores

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En los minutos previos al inicio del encuentro entre el Barcelona y el Manchester United, una cantidad considerable de aficionados nacionales y extranjeros se dio cita en los bares y restaurantes situados en la Plaza Foch de Quito.

Varios establecimientos de la zona se esmeraron por atraer al público a sus instalaciones, mediante estrategias que iban desde decoraciones alusivas al partido hasta promociones de consumo.

Entre los espectadores nacionales había una notable preferencia por el equipo inglés, mientras que el favoritismo de los extranjeros estaba dividido entre los dos conjuntos europeos.

Una vez que el encuentro se inició, la emoción del público se desbordaba cada vez que los equipos se acercaban al arco rival, así como en las ocasiones en que el volante ecuatoriano Antonio Valencia tocaba el balón.

A medida que transcurrían los minutos de juego, y con el dominio del Barcelona, los hinchas del equipo español hacían notar más su presencia. Esta situación llegó a su clímax en el minuto 27, cuando el gol de Pedro causó júbilo en una gran cantidad de personas.

Pero solo tuvieron que pasar siete minutos para que el gol del delantero Wayne Rooney demostrara que quienes estaban a favor de la victoria del Manchester eran mayoría absoluta.

Gritos, aplausos y abrazos fueron algunas de las maneras en que los muchos simpatizantes del equipo del ‘Toño’ Valencia celebraron la llegada del gol que ponía la igualdad en el marcador.

No obstante, por la manera cómo se desarrollaba el partido, para entonces varios de ellos reconocían la superioridad del Barcelona sobre el campo de juego.

Uno de ellos fue Guido Zúñiga, quien veía el encuentro desde una de las mesas exteriores del Cofee Tree. “El Barcelona es más equipo y eso se ve en el juego, pero como ecuatoriano le voy al Manchester por Valencia”, dijo.

Pero la diversidad de preferencias también podía encontrarse dentro de una misma familia, como en el caso del matrimonio conformado por el ecuatoriano Alberto Zurita y la estadounidense Arianna Rosenthal.

Alberto confiesa su admiración por los ‘Diablos Rojos’ y particularmente por la presencia del volante ecuatoriano en el plantel titular, mientras que a Arianna y a su pequeño hijo Leonardo los seducen los títulos del cuadro ‘culé’ y el juego de Lionel Messi.

Tras el pitazo final, muchos hinchas del Manchester aplaudieron por el resultado del partido y no tuvieron problemas para felicitar a los seguidores del Barcelona por el nuevo título europeo conseguido la tarde de ayer.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)