2 de December de 2013 00:01

La ruta acompañó toda la emoción

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La carretera de Portoviejo a Guayaquil se pintó de azul y plomo por los cientos de hinchas que siguieron al bus del equipo luego de obtener la corona en el estado Reales Tamarindos.

Autos con placas de varias provincias del país custodiaron a los campeones en su regreso triunfal al Puerto Principal. Los hinchas de la barra la 'Boca del Pozo' los siguieron de cerca en 4 buses.

Fue un bus de la cooperativa de transporte interprovincial Ecuador fue el que llevó a los jugadores hacia Guayaquil Es la misma unidad de lujo, color azul y gris, que trasladó el sábado al conjunto eléctrico hasta el hotel Howard Johnson de Manta, donde los millonarios permanecieron concentrados hasta las horas previas al cotejo, que significó su consagración nacional.

En el sector de la T en la vía Portoviejo-Manta los barristas sorprendieron a un auto con hinchas identificados con la camiseta de Barcelona que tuvieron que huir para evitar ser linchados.

Más adelante, en el bus azul, los jugadores, cuerpo técnico, médico, utilería y varios dirigentes hacían una fiesta aparte y a su paso saludaban y agradecían a la hinchada que los ovacionó en el trayecto.

[[OBJECT]]

Los pitos, cantos, banderas y camisetas inundaron el trayecto de los emelecistas.

Luego del festejo por haber obtenido su onceavo título. La caravana recorrió previamente por el centro de Portoviejo con varios de los jugadores saludando desde el techo de la unidad.

Reyna Martínez conocida hincha azul no faltó a la caravana, en su auto particular siguió al ómnibus hasta el estadio George Capwell donde tenía previsto finalizar la comitiva.

Algunos hinchas que se unieron en Manta a la fila de vehículos provocaron el colapso en varios puntos del trayecto. Los juegos artificiales, las serpentinas y la fiesta fueron el marco ideal para el regreso hasta el Puerto Principal.

"Es para vos, es para vos barcelonista...", cantaron sin parar.

La caravana fue escoltada por agentes motorizados de la Policía, que los acompañaron hasta el peaje de la vía Jipijapa-Portoviejo. Desde allí, otros hinchas, en buses y autos particulares, empezaron a sumarse.

Aunque el bus que transportana al 'Ballet' avanzó raudo los primeros kilómetros, la hinchada que los sigue los obligó a frenar la marcha.

Una larga caravana, de casi un kilómetro de extensión, avanzaba a las 19:00 de ayer cerca de la ciudad de Jipijapa.

El destino final de la caravana fue el estadio George Capwell, en el sur de Guayaquil, donde varios hinchas que no pudieron viajar esperaron a sus jugadores.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)