12 de December de 2011 00:19

El Quito luchó en toda la cancha

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El estadio Capwell, llamado también ‘La caldera’, ardió con los 42 grados del clima guayaquileño y el aliento de los hinchas azules que ocuparon cada rincón del escenario deportivo porteño.

Así, la final de ida del Campeonato Ecuatoriano de Fútbol jugada ayer, en la tarde, se convirtió en una fiesta armada por los locales, pero que al final celebró el equipo visitante, Deportivo Quito.

El primero que sintió la presión de jugar en una cancha conocida fue Marcelo Elizaga. El portero que en otros tiempos fue aplaudido y ovacionado por los hinchas azules ayer sintió un ambiente hostil con la camiseta del Quito.

Eso no importó porque al final el experimentado guardameta celebró con todos sus compañeros el gol de Fidel Martínez y el triunfo en la primera final.

Curiosamente, otro futbolista que volvió a sufrir un corte en su cabeza en el Campeonato de este año fue Maximiliano Bevacqua. Se cortó su cabeza, sin embargo, la mala suerte no termina de irse porque no pudo anotar y rompió su maleficio.

Al final, Isaac Mina contó que el grupo de jugadores del Quito es una familia que está unida en el objetivo de lograr el título para el equipo de la Plaza del Teatro.

El triunfo del D. Quito en la primera final tuvo algo especial: lo celebraron los jugadores y un puñado de hinchas lejos de su casa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)