7 de May de 2012 17:19

Un presidente que se enfrenta a los barras bravas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El presidente de Independiente de Avellaneda, Javier Cantero, tomó una decisión que le puede traer problemas: negar todo apoyo a la barra brava. Si la semana pasada unos 30 barrabravas, liderados por Pablo ‘Bebote’ Álvarez ingresaron a la fuerza en su oficina exigiendo entradas, colectivos y banderas, este lunes volvió a sentir que la presión no piensa mermar.

La semana pasada “entraron y cerraron la puerta desde adentro. No hubo golpes ni agresiones. Fue una charla a solas y poco romántica. Fue lo de siempre: pidieron entradas, micros, banderas. Les dije que no quería atenderlos, pero coparon la oficina. Después vino la policía y todo se terminó bastante rápido", dijo Cantero al diario porteño La Nación.

Cantero apeló al derecho de admisión para impedir el ingreso de Bebote y compañía. Al ‘Bebote’, obviamente no le gustó y re dobló su apuesta esta tarde. En su cuenta de Facebook “que dejen de provocar a la barra y que debuelba (sic) las banderas (…) Ahora queremos que nos puteen con razón por eso queremos que masetero (por Cantero) nos debuelba las banderas que le dio a la policía” (sic).

Al ser los barras bravas socios de los clubes, guardan en alguna bodega todo lo que llevan a los estadios. “Nosotros le pedimos que se las lleven y no se las llevaron del club y se las llevó entonces la policía. Están en la comisaría primera, que la vayan a buscar si las quieren”, dijo Cantero en el diálogo con DyN El presidente de Independiente , aunque recibió varios mensajes de apoyo, entre ellos del capitán del equipo Gabriel Milito, está casi en soledad. “Los dirigentes no podemos hacer otra cosa que repudiar lo que le pasó a Cantero porque este tema no lo podemos resolver los directivos de los clubes. De eso no tengo duda”, dijo Luis Segura, vicepresidente de la AFA.

Desde hace mucho se dice que la solución es política. Los movimientos políticos suelen usarlos como fuerza de choque. Además, si no son los encargados, reciben comisiones en los negocios de seguridad, estacionamiento, comidas, reventa de entradas y, aparentemente, tráfico de drogas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)