12 de March de 2012 00:03

La Policía impidió la entrada a 20 hinchas al estadio ambateño

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Al final del partido entre Técnico Universitario y Liga de Quito los hinchas albos se apostaron en la intersección de la avenida El Rey junto al parque Sucre.

Allí cantaron y saltaron al ritmo de las murgas (bombos con platillos en la parte superior), güiros y aplausos de los aficionados.

Todo el jolgorio era observado por un centenar de Policías. Ellos se ubicaron en las salidas de las generales occidental y oriental.

La fiesta de los aficionados blancos era porque cerca de 20 integrantes de la barra Muerte Blanca no ingresaron. El motivo fue que los jóvenes mostraban signos de alcoholismo y presentaban un riesgo para el espectáculo.

Alex Balladares, intendente de Policía de Tungurahua, indicó que en los buses que lo trasladaron al estadio se encontró bebidas alcohólicas, una pipa o narguile (objeto que se emplea para fumar, por lo general tabaco), cigarrillos y sustancias sicotrópicas (marihuana). No hubo detenidos.

José Barrera, aficionado, comentó que fue acertada la decisión de no dejar ingresar a esos hinchas. “Muchos fanáticos vienen borrachos o fumados (drogados) a los partidos. Ellos son los que provocan las riñas y las muertes de las personas”.

La semana pasada el aficionado del club universitario, Christian Calvache, de 26 años, falleció debido a un traumatismo de cráneo severo producido en el estadio de Liga, durante el cotejo entre los albos y Emelec.

La muerte del hincha provocó que los dirigentes de la Comisión de Seguridad de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) pidieran la estricta vigilancia en el partido que se disputó ayer en el estadio Bellavista, sobre todo a los barristas de Liga de Quito conocidos como Muerte Blanca.

Los dirigentes de la Asociación de Fútbol de Tungurahua (AFT) y los uniformados de la Policía consideraron al encuentro entre Técnico U. y Liga de alto riesgo.

Ricardo Córdova, jefe de Operaciones del Comando de Tungurahua, contó que una docena de uniformados equipados con cascos y escudos antimotines se ubicaron en la parte baja de la barra de la Liga de Quito.

Además de que tres de las cámaras de seguridad estaban direccionadas al monitoreo del sector occidental.

Pese a la estricta vigilancia, las barras ingresaron bengalas, extintores y bombas de humo.

Walter Viteri, gerente de la AFT, comentó que el consumo de la cerveza fue limitado y solo se vendió en los bares del estadio. “Se regulará el ingreso de bebidas en botellas plásticas que fueron lanzadas por hinchas del Técnico”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)