27 de August de 2013 16:51

Perlaza, el autogol y la gratitud

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Un montón de gente con alma caritativa se ha metido a la muy cristiana tarea de reivindicar la imagen de José Luis Perlaza, probablemente uno de los defensas más salados de la historia del país. ¿Qué dicen para salvar a Perlaza del doble horror que cometió en el duelo Liga de Loja-Barcelona, en el cual metió el mejor autogol de la década y luego se hizo expulsar? Una sarta de ingenuidades. Comentémoslas una por una.

1.- Perlaza evitó el descenso de Barcelona. ¿Y qué tiene que ver eso? La gratitud no cuenta porque el puesto, tanto en el fútbol como todo en la vida, uno se lo gana día a día. Es como si Maradona siguiera jugando en la selección de Argentina ahorita, viejo y guatón, solo porque se le guarda enorme gratitud por haber ganado un Mundial.

2.- Perlaza no quiso cometer el autogol. Obvio, ¿no? Por eso se llama autogol. Pero eso no quita que falló escandalosamente. No se puede regresar la pelota al arquero por arriba, con esa potencia y menos a la distancia en que estaba Máximo Banguera. Era por abajo, aunque mejor era despejarla.

3.- Perlaza tiene recorrido. Claro, por eso mismo indigna que un jugador de procesos mundialistas no sepa ni cómo regresar la pelota ni cómo sobrellevar su condición anímica. No es la primera vez que se hace expulsar en lo más candente de un partido. Le falla al equipo. La hinchada tiene derecho a criticarlo porque es un personaje público, aunque es verdad que la descalificación personal e injuriosa siempre está demás.

4.- El pésimo juego de Barcelona. Los defensores de Perlaza no comentan lo más importante: Liga de Loja les estaba dando un baile. El autogol solo fue el acto final de una presentación deplorable del conjunto que sirve de chivo expiatorio a la escasez de juego colectivo.

5.- Reflexión final. La vida sigue su curso. Lo de Perlaza es una obra de arte de la calamidad y también materia prima para la mofa, y eso no se puede evitaren estas épocas en que los tuiteros son creativos y gozan de mucho tiempo libre para perderlo en montajes. Pasa en las mejores familias. A Perlaza le tocó, aunque sería bueno que se haga una limpia, pues le toca seguido.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)