11 de July de 2011 00:01

Neymar llegó como estrella pero no brilla

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

¿Cuál es el verdadero Neymar? El proyecto de astro brasileño, pretendido por los grandes clubes de Europa, no exhibió en sus dos partidos en la Copa América nada de lo exhibido en el Santos. Y por ello, surgen las dudas.

¿Es Neymar el muchacho que hace dos semanas ganó la Copa Libertadores con el Santos? ¿El joven maravilla que a los 19 años repitió una hazaña que en su club no conseguía nadie desde el reinado de Pelé? ¿El delantero intrépido que llegó para refrescar el fútbol brasileño y por el que el Real Madrid se plantea pagar los 45 millones de euros (USD 64 millones) de la rescisión de contrato?

¿O es el joven acelerado que el sábado, ante Paraguay, fue reemplazado cuando Brasil perdía y recibió los silbidos del público? ¿Es la última víctima de la histeria que atraviesa el fútbol mundial y de las desmesuradas comparaciones con las que se pretende elogiarlo?

Neymar es todo porque no dejó de ser el ‘crack’ del Santos, pero también pasó a ser el jugador confundido de una Selección, la brasileña, que hoy es capaz de diluir a cualquier fenómeno. Hasta Dani Alves, que en el Barcelona español es el mejor lateral derecho del mundo, parece un fantasma en el equipo de Mano Menezes. Después de las dudas que dejó ante Paraguay, Neymar dejó Córdoba en silencio, con la mirada perdida y el paso acelerado. Se encerró en la música de su iPod y no se detuvo en la zona mixta del estadio Mario Alberto Kempes, todo un indicio de su retrospección.

A tono con ese silencio, Neymar sólo dejó algunos detalles en los 170 minutos que jugó en la Copa América, 90 ante Venezuela y 80 contra Paraguay. Tuvo dos oportunidades claras de gol, una en cada partido, y las definió mal. Su irrupción fue de mayor a menor, como la alegría que demostró en las dos conferencias de prensa que concedió desde su llegada a la competición.

En la primera, antes del debut, el delantero del Santos estuvo reluciente: era un joven relajado. En la segunda, después del 0-0 contra Venezuela, ya mostró signos de preocupación y solo se rió cuando habló de “Insensible corazón”, la telenovela que la Selección brasileña sigue religiosamente cada noche.

El tercer acto, en Córdoba, fue en silencio. Un caño, un quiebre de cintura, un desborde, una pared, un destello de fútbol arte. Neymar demostró que puede ser un astro. Pero también dejó claro que es un adolescente. Y los adolescentes, por definición, son y adolecen de ser. Neymar está justamente en eso.

Quizá su actuación también está supeditada a lo que hacen Ganso, Alexandre Pato y Robinho, quienes tampoco han sido aporte en Brasil.

El cuadro auriverde demostró que es un equipo en construcción, con un prometedor futuro para el Mundial en casa en el 2014 pero con un presente peligroso en la Copa América.

Pero mientras esto sucede en la Copa, por detrás, el empresario de Neymar dijo que ya llegó a un acuerdo económico con el Real Madrid, y que ahora el cierre del negocio depende del joven atacante. “La cuestión económica está arreglada", afirmó Ribeiro en declaraciones que divulga la versión electrónica del diario Folha de Sao Paulo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)