28 de November de 2011 00:00

El Nacional ganó a Olmedo y aún busca la Libertadores

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Fue un partido con goles para aplaudir de pie. El cotejo entre El Nacional y Olmedo jugado ayer en el Atahualpa aportará a la lista de los candidatos a mejores goles en el campeonato de este año.

Al final, fue triunfo para el equipo criollo (4-2) con goles de gran factura de Édison Preciado, en el primer tiempo (38’ y 45’), Hugo Vélez (64’) y Juan Luis Anangonó, de tiro penal, a los 80 minutos.

La presentación de Olmedo también es elogiable por fútbol y por sus goles. Los tantos del delantero Luis Rodríguez, en el segundo tiempo, fueron una exhibición de las cualidades que posee el argentino, de 26 años, y un premio a la propuesta ofensiva.

La imagen del desempeño futbolístico del equipo rojo tuvo manchones en los 30 minutos iniciales. Volvió a ser el equipo intermitente con chispazos ofensivos de Hugo Vélez, Juan Luis Anangonó y Paúl Minda. Tuvo momentos de un fútbol desabrido en el medio campo.

Además, incidió la propuesta ofensiva de Olmedo. Un equipo que mostró virtudes con el diminuto pero rápido Alfredo Ramúa y sus dos delanteros Juan Tallarico y Luis Rodríguez.

La defensa de Olmedo no pasaba apuros hasta que Mario Saralegui, DT del equipo militar, cambió de posición al jugador Paúl Minda. Con Minda por derecha se abrió la puerta riobambeña para los dos goles que consiguió el equipo local. El primero fue en una avivada de Hugo Vélez, quien movió rápido la pelota y se la entregó a Édison Preciado. El delantero sacó un remate cruzado.

Luego, en la última jugada se sancionó una falta al filo del área. El tiro fue ejecutado por Marwin Pita. Aunque hubo errores de marca de la zaga riobambeña lo destacable fue el gesto técnico de Pita levantando un centro preciso para que Preciado en una especie de media tijera cerrara el primer tiempo con la ventaja de 2-0.

El enojo del DT Dragan Miranovic fue evidente por lo ocurrido. Olmedo jugó bien, pero recibió el castigo de los goles. Por eso, en la complementaria salió con la predisposición de acortar distancias. Y lo consiguió muy temprano.

El argentino Rodríguez definió bien en una jugada fabricada por el costado izquierdo de El Nacional. En esa banda Saralegui ingresó a Cristian Minda en lugar de Ricardo López, quien sufrió una contractura. El gol olmedino y los errores de la zaga local pusieron en aprietos a Saralegui.

Sin embargo, el adelantar líneas a Olmedo le significó dejar espacios atrás. Eso permitió que Hugo Vélez anotara el tercer gol en una jugada donde él mismo se fabricó el espacio y con un remate potente registraba otro gran gol ante el aplauso de los 1 000 hinchas. La calma aumentó con el cuarto. El delantero Juan Luis Anangonó, de tiro penal, aumentaba el marcador, a los 80’.

La tarde de buenos goles se cerró con el segundo tanto de Rodríguez. Los hinchas del equipo rojo se fueron aplaudiendo los goles, que aún les permite seguir en pelea por el cupo a Libertadores.

La figura
Preciado anotó dos golazos en la victoria

El delantero  de El Nacional, Édison Preciado, aprovechó los espacios de la zaga visitante y salió con aplausos al final del primer tiempo. En el primer gol disparó desde afuera  del área y en el segundo tanto hizo una jugada acrobática.

La contrafigura
Pedro Gámez fue el punto más débil

Cuando tuvo que marcar  a los dos rápidos delanteros  de El Nacional, el lateral izquierdo Pedro Gámez tuvo serios problemas. Recurrió a las faltas como único argumento. Sus equivocaciones le costaron al equipo los dos goles del primer tiempo  y fue reemplazado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)