1 de November de 2013 17:59

Martino firma una victoria y sigue invicto en su día cien en el Barça

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Tras cien días en el banquillo azulgrana, Gerardo 'Tata' Martino puede presumir de resultados, al convertirse en el mejor técnico debutante en la historia contemporánea del FC Barcelona capaz de mantenerse invicto en sus primeros diecisiete partidos oficiales.

Esta noche, en el derbi catalán ante el Espanyol, que su equipo se ha llevado por un pírrico 1-0, el rosarino sumó la decimotercera victoria (11 en Liga y dos en Champions) desde que el pasado 27 agosto aterrizara de urgencia en Barcelona para suplir a Tito Vilanova. Sus únicas lagunas en forma de empate se remontan en los duelos de Supercopa de España ante el Atlético de Madrid (1 a 1 en la ida y 0 a 0 en la vuelta), una visita incómoda en Pamplona tras el parón de selecciones (0-0) y un insípido partido en San Siro en la tercera jornada de la UEFA Champions League (1-1).

Unos resultados que, de momento, le han servido para levantar la Supercopa de España, liderar el campeonato doméstico con 34 puntos y dejar bien encarada la primera fase de la Liga de Campeones ante Milan, Ajax y Celtic de Glasgow, tres históricos europeos en horas bajas. Sus números en Liga son, hasta el momento, idénticos a los que Tito Vilanova consiguió la temporada pasada en la primera vuelta más perfecta de la historia del campeonato español con 18 victorias y un empate en 19 partidos.

En este inicio de temporada, el rosarino también se lleva la batalla numérica en comparación con los arranques de temporada que culminó Josep Guardiola en sus cuatro temporadas bajo la batuta del, según Martino, "mejor equipo" de la historia del fútbol. Defensivamente el equipo se muestra contundente gracias, en parte, a un Víctor Valdés inmenso, que en diecisiete partidos tan sólo ha recibido nueve tantos, mientras que ofensivamente mantiene la efectividad de antaño con 40 goles. Pero, pese a su contundencia numérica, al Barça de Martino le sigue faltando duende.

Su fórmula sirve para vencer, pero no para convencer a una afición que, en el último lustro, se ha acostumbrado al caviar futbolístico. Consciente de que el Camp Nou siempre lo comparará con Guardiola, el argentino antepone, de momento, los resultados a un estilo que parecía innegociable. "No creo que tengamos que hipotecar los resultados mientras buscamos nuestro mejor nivel. Las maneras se tienen que respetar porque la gente está acostumbrada a este fútbol.

Mientras tanto, tenemos que ganar los partidos, y después encontrar nuestra mejor versión", reconocía en la previa del derbi catalán. Amante de combinar el juego directo y el toque, el exseleccionador de Paraguay ha introducido matices tácticos que, a veces, contradicen la máxima 'cruyffista' de defender con la posesión de balón.

El Barça cumple, pero su 'ADN' muta según las características del rival. La verticalidad y los balones largos se han convertido en algo más que un recurso, hasta el punto que Valdés y los centrales se han abonado al desplazamiento en largo. Incluso Xavi e Iniesta -los guardianes del estilo- han pasado, en muchos partidos, en un segundo plano para dar protagonismo a las cabalgadas individuales de Neymar, Alexis y un Messi, más irregular de lo normal. Y es que, tras cien días en el banquillo del Camp Nou, Martino marca músculo con sus resultados casi inmaculados, que le sirven para ganar tiempo mientras encuentra el equilibrio entre el resultadismo y el juego.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)