7 de May de 2012 00:03

Manta bailó al ritmo de Michael Jackson Quiñónez

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

¿Pateó al arco o fue un centro? Michael Jackson Quiñónez reconoció después del partido que  intentó centrar y que el primer gol de Barcelona, ayer ante el Manta, fue producto de la fortuna.

Esta pregunta se la hicieron incluso sus compañeros al final del  partido. El jugador canario Frickson Erazo se le acercó y le formuló esa misma pregunta.

En el camerino amarillo la victoria se matizó con bromas relacionadas con el gol de Quiñónez. Incluso, el técnico Gustavo Costas le dijo que para el próximo partido mantenga la misma fortuna y   nivel de juego.

Lo cierto es que fue un gol determinante. Fue el impulso anímico que necesitaban los canarios, ya que en 25 minutos solo habían generado tres jugadas de  peligro en el arco de los atuneros.

De ahí en adelante, Barcelona tomó el control absoluto del partido. Los toreros tuvieron cinco minutos de vértigo al inicio del compromiso. Pero el dinamismo que mostró durante  ese  lapso,  intentó apagarse  a medida que el Manta mejoraba  en el campo de juego.

Pero el segundo tanto personal de Quiñónez, y el cuarto de los toreros, no fue casual. Fue premeditado. El mediocampista selló con un potente remate de media distancia la goleada y el primer triunfo amarillo desde que Costas es su estratega.

El inicio y el final de la goleada tuvieron el sello del ‘Rey del Pop’, como se conoce a Quiñónez. Por eso se constituyó en la figura del compromiso. Fue el conductor de  los locales y opacó incluso al argentino Damián  Díaz.

Los otros dos goles del cuadro local  los marcaron el delantero Narciso Mina, a los 39 minutos, y el volante Carlos Gruezo, a los 34.  

Contrario a lo que ocurrió con Barcelona, el primer gol aniquiló prematuramente al Manta. El equipo había empezado a controlar el ritmo de Barcelona en la mitad de la cancha, pese a que le faltó, durante los 90 minutos, más peso ofensivo. 

Carlos Garcés tuvo que batallar solo con la ‘muralla’ defensiva, conformada por cuatro jugadores, que planteó Costas. Por momentos lo acompañó Cristhian Márquez, pero eso no fue suficiente para inquietar con frecuencia a Damián Lanza.

En la defensa manabita hubo constantes desconcentraciones. Bolívar Gómez y Enrique Romaña no se complementaron en el centro de la zaga.

Este resultado abre la posibilidad de salida del DT cafetero Armando Osma. La semana pasada trascendió que la dirigencia le había exigido que ganara este partido, porque sino dejaría el cargo.

Pero el presidente del club, Jaime Estrada, le mostró su respaldo y aplacó los rumores. Osma no dirigió ayer desde la zona técnica debido a que se encontraba suspendido. El DT observó el cotejo desde una  de las suites del estadio Monumental.

Él también desvirtuó los rumores de su salida. “Yo tengo un año de contrato. El equipo y el cuerpo técnico están unidos. Tenemos el respaldo de la dirigencia”, aclaró antes del inicio del partido. 

Pero en definitiva, la derrota de ayer agudiza la crisis futbolística  del Manta. Los manabitas se ubican en el décimo lugar de la tabla de posiciones con 14 puntos.

Barcelona, por su parte, subió al quinto lugar y acumula 22 unidades. La próxima semana visitará al Olmedo de Riobamba.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)