1 de April de 2014 00:05

Una lucha por curarse y jugar en el Mundial

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Cuando Radamel Falcao García cayó al piso, lesionado en el partido entre su equipo, el Mónaco y el Chasselay, de la Tercera División de Francia, el pasado 22 de enero, en Colombia se encendieron las alarmas. La noticia de su lesión, una rotura de ligamentos de la rodilla, fue de importancia nacional. Incluso el presidente Juan Manuel Santos fue a visitarlo en el hospital de Trindade en Porto, Portugal, en donde fue operado dos días después de su lesión.

Colombia vuelve a los 16 años a un Mundial y los goles de Falcao fueron fundamentales para lograr el objetivo. El ariete del Mónaco realiza intensas jornadas de fisioterapia para recuperar masa muscular y volver a las canchas.

Faltan 72 días para el inicio de la Copa y al igual que Falcao, hay un grupo de jugadores que batalla por lograr una quimera: recuperarse de sus lesiones y poder jugar en la Copa de Brasil. El propio Falcao lo dijo hace pocos días, durante una visita a Madrid. "Sigo muy ilusionado con la posibilidad de jugar el Mundial. Espero llegar y ser protagonista en Brasil.

De acuerdo con el galeno que operó al 'Tigre', si todo marcha bien en el proceso de recuperación, Falcao podrá estar en el partido del debut del equipo ante Grecia, el 14 de junio.

Con menos flashes y preocupación mediática que Falcao, el inglés Theo Walcott espera recuperarse de su lesión. Él también se rompió los ligamentos de la rodilla, en un partido de la Copa Inglesa entre su club, el Arsenal y el Tottenham.

Los 'gunners' ganaron 2-0, pero perdieron a uno de sus valores claves. Siete semanas luego de su lesión, el futbolista volvió a caminar.

La fortaleza de sus 24 años y la ilusión de defender al equipo siguen pesando. Hace ocho años, el talentoso futbolista debutó en la Copa del Mundo de Alemania, siendo el futbolistas inglés más joven en jugar en una Copa del Mundo.

Los jugadores viven de forma especial los años de Mundial. Los seleccionados intentan cuidarse para llegar a disputar el certamen, que es la mayor vitrina para cotizarse. Sin embargo, hay talentos que están lesionados que toman el asunto con mayor tranquilidad. Ese es el caso del volante alemán del Real Madrid, Sami Kedhira.

Desde noviembre, él se recupera de una lesión en los ligamentos, pero ha decidido tomar las cosas con calma. "Espero recuperarme, pero si no lo logro, pues no pasa nada, no es el fin del mundo".

Ecuador también sufrió una baja para la Copa: el defensa de Barcelona, Jayro Campos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)