17 de May de 2012 23:52

Llamado a la Tri alteró la rutina de los jugadores

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Los jugadores convocados por el técnico Reinaldo Rueda tuvieron un día emotivo ayer. En el complejo del Deportivo Quito, por ejemplo, Víctor Battaini, encargado de las divisiones menores, dejó de dar vueltas por el complejo de Carcelén para correr a abrazar a Giovanny Espinoza.

El ex chulla quería felicitar al zaguero central por el nuevo llamado a la Selección para afrontar los partidos de las eliminatorias ante Argentina y Colombia, el 2 y 10 de junio, en ese orden.

En la Casa de la Selección, Rueda se tomó menos de un minuto para enumerar a los 24 convocados, en la sala de prensa del recinto deportivo. Fue el único instante en el que el centenar de periodistas, camarógrafos y fotógrafos realmente se silenció.

Espinoza, que se enteró de esa noticia mientras se entrenaba en Carcelén, aceptó el abrazo y, como agradecimiento, le regaló una amplia sonrisa. Battaini fue la segunda persona en congraciarse con el jugador, de 35 años, por el inesperado llamado a la Tricolor.

La buena nueva se la dio el relacionista público del equipo, Byron Pástor, 30 minutos después de que Rueda diera la lista de los 24 convocados (11:30). “Él (Pástor) siempre está metido en todo”, dijo Espinoza, entre risas.

Después de exhibir su emoción por el nuevo llamado, la ‘Sombra’ confesó que le tomó por sorpresa la noticia, pues creía que no volvería a vestir la casaca tricolor.

El defensa jugará con la Selección después de tres años. Su última participación fue el 10 de octubre del 2009. “Siempre tuve la ilusión de volver a ser convocado. Este llamado lo tomo con mucha alegría y responsabilidad”.

La ‘Sombra’ espera alcanzar sus 100 partidos con la Tri. Hoy tiene 91. “Esperemos que logre ese objetivo”, mencionó el jugador. La aclaración la hizo por la “sana competencia que existirá” entre los ocho defensas por formar parte del plantel titular.

Si no llegara a ocupar un lugar estelar en la Tricolor, Espinoza dijo que apoyará a sus colegas, como siempre lo ha hecho.

Mientras esto ocurría en Carcelén, en la sede de la Tri, Rueda daba explicaciones del porqué las citaciones de los 24 jugadores y evitaba hablar de las ausencias de otros. En la cancha principal, cuatro de ellos, Christian Benítez, Jaime Ayoví, Segundo Castillo y Jorge Guagua se entrenaron bajo la tutela de sus asistentes, Alexis Mendoza y Carlos Velasco.

Otro hecho que captó el interés de los periodistas era saber si Antonio Valencia acudiría al complejo. Pero, Víctor Mestanza, jefe de prensa de la Tri, reveló que tenía un almuerzo en la Embajada británica con su esposa e hija. “Recién se integrará a los entrenamientos el lunes 24”, dijo.

Pedro Quiñónez celebró el llamado con encocado

Johanna Cedeño, esposa del jugador, le preparó ese plato típico esmeraldeño (con coco y pescado) para festejar su convocatoria. El volante llegó a su domicilio, en el norte de Guayaquil, y se encontró con esa sorpresa.

Quiñónez recibió la noticia en el complejo Los Samanes. Emelec se concentró en ese lugar ayer por la mañana luego del partido que perdió 2-0, la noche del miércoles, ante Liga de Loja.

El llamado lo tomó por sorpresa. Estaba realizando una terapia de hidromasajes cuando sus colegas empezaron a felicitarlo. Les preguntó por qué lo hacían y en ese momento ellos le dijeron que estaba convocado. No lo creía, pero cuando terminó su terapia encendió su celular y encontró más de 15 llamadas perdidas de periodistas y cerca de 16 mensajes de texto. “Queremos recoger sus reacciones. Está convocado”, decía uno de ellos.

La serie de entrevistas y llamadas que atendió en la concentración alteraron la rutina. Él habitualmente es uno de los primeros en salir del complejo, pero ayer fue el último. Entre las llamadas estuvo la de su familia, desde Esmeraldas, su ciudad natal.

El año pasado, Rueda le cerró parcialmente las puertas de la Tri. Lo hizo antes de la convocatoria a la Copa América. En esa ocasión el DT declaró que no lo llamaba porque siempre estaba al filo del reglamento ya que le sacaban, por lo menos, una tarjeta por partido.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)