16 de August de 2010 00:00

Liga de Quito puso goles y fiesta

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Diego Uquillas Flores.

No menos de 7 000 aficionados presenciaron el emocionante partido entre Macará de Ambato y Liga Deportiva Universitaria de Quito. Cerca de un 60% del público vestía el color blanco del club capitalino y puso la fiesta y la algarabía en el estadio Bellavista.

El cuadro universitario goleó sin atenuantes a su rival de turno por 4-2, tras un intenso primer tiempo y una segunda etapa repleta de emociones. Liga tuvo a figuras destacadas como el volante Ulises de la Cruz y los delanteros argentinos Carlos Luna y el goleador del torneo Hernán Barcos.Los 10 primeros minutos de la etapa inicial fueron muy movidos, con llegadas de peligro en ambas porterías. El delantero Carlos Luna de Liga y Pedro Larrea de Macará se insinuaron y pusieron la emoción.

En el minuto 13 ocurrió una gran jugada de Macará: el equipo tocó varias veces la pelota en media cancha, salió un pase en profundidad para Roberto Mina y el delantero, con solvencia, puso la pelota en el ángulo superior derecho del arquero Alexander Domínguez. Fue la apertura.

A minuto seguido, el mismo Larrea dio un pase a Roberto Mina y esta vez Domínguez logró atajar el balón y conjurar el peligro.

La respuesta de Liga no esperó y a los 16 minutos Luna cabeceó un centro de Christian Lara que apremió al arquero Wilmer Zumba. En ese instante, el equipo capitalino tomó el control de la zona de ataque pero su llegada al arco no era tan clara ni contundente.

Sin embargo, al minuto 25, Lara gambeteó por derecha y creó zozobra en la zaga local. Liga mantenía un mejor dominio del balón pero la defensa de Macará mostraba un notable desempeño.Tras esa jugada, el juvenil Nelson Martínez fue motivo de una falta: centro de Lara, Barcos cabecea, Jorge Guagua la toca y topa en el vertical, la bola se pasea por la línea de meta y Urrutia alcanza a llegar al balón y pone el empate transitorio del encuentro.

La posición de Barcos generó duda, pues el delantero estaba en la línea de gol. Pudo ser off-side.

A los 38 minutos, Lara no pudo definir ante el golero Zumba: demoró en su remate y Franklin Corozo obstaculizó un tiro que tenía destino de gol. A minuto seguido, Luis Caicedo tampoco fue efectivo en el mano a mano ante Domínguez tras un contragolpe.

El leve dominio de Liga se concretó luego de un centro preciso de Ulises de la Cruz para Luna, quien de palomita la puso en el ángulo bajo del palo derecho de Zumba. Una celebración que retumbó en el estadio ambateño.

El segundo tiempo empezó con gran dinamismo. Tanto Macará como Liga apretaron el acelerador y llegaron varias veces a las áreas rivales. La presencia de Iván Kaviedes mejoró la línea de volantes del cuadro local y empezó a dominar este sector.

No obstante, desde el minuto 55 el partido se volvió lento con esporádicas llegadas de ambos clubes y con un juego intrascendente de medio campo, con acciones que incluso molestaron a la fanaticada del cuadro dueño de casa.

Pero, a los 64 minutos, una genial jugada por la derecha del ataque de Liga, protagonizada por Reascos y De la Cruz, dejaron en ‘blanco’ a la zaga macareña y el carchense levantó un centro perfecto que fue capitalizado por Barcos con certero cabezazo.

Macará sintió el ‘puyazo’ del tercer gol e intentó avanzar con sus líneas, especialmente con el buen desempeño del ‘Nine’, que en una jugada se anticipó a la defensa, rompió el fuera de lugar y, con sutil toque de derecha, puso el segundo gol para Macará.

Pero la hinchada local pasó de la esperanza a la frustración. Al minuto 89 Barcos aprovechó un terrible error del arquero y marcó con categoría el cuarto gol del cotejo.

La figura

Ulises de la Cruz

Como en sus viejos tiempos, el jugador nacido en El Juncal (Carchi) fue el hombre polifuncional del club merengue. Trabajó en la media cancha en tareas de recuperación pero también estuvo presto para ayudar en jugadas de ataque con centros precisos.

La contrafigura

Augusto Poroso

El zaguero central de Macará no pudo contener a los delanteros de Liga en los momentos clave. Pese a su experiencia, cometió un par de errores que le costaron caro a su equipo y no supo descifrar el trabajo del delantero argentino Hernán Barcos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)