10 de December de 2012 00:03

Liga perdió su potencia como dueño de casa

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Liga de Quito está lejos de esos días que lo convirtieron en el equipo más glorioso del fútbol ecuatoriano. Este año, la campaña alba ha sido desastrosa, tomando en cuenta su palmarés.

En 23 partidos que disputó como local, apenas ganó 11 encuentros, empató ocho y perdió en cuatro ocasiones. Llama la atención esta estadística, cuando Liga, por lo menos en esta década, ha sido prácticamente imbatible en la Casa Blanca.

Ex jugadores de la ‘U’ analizaron la campaña del equipo conducido por el técnico argentino Edgardo Bauza. A su criterio, sí hay un mérito en el entrenador al tener al club peleando cupos para torneos internacionales, a pesar de las limitaciones que ha mostrado esta temporada.

Pietro Marsetti, que actuó para la ‘U’ entre 1987 y 1997, lamentó que el “aporte de los extranjeros haya sido nulo” para los intereses de Bauza. Eso se evidenció ayer. Dos de ellos estuvieron en la banca de suplentes, Ariel Nahuelpan y Eduardo Echeverría, y cuando ingresaron “nunca fueron solución, como todo el año”.

“Antes no ocurría eso. Los extranjeros sí eran un verdadero aporte y eran titulares. Este año se equivocaron en las contrataciones”, agregó el ex astro albo.

Otro factor que jugó en contra del ‘Rey de Copas de Ecuador’ fue las lesiones. Marsetti recordó que Liga de Quito nunca pudo contar con todo su plantel completo más de dos fechas. “Siempre tuvo lesionados, limitando la nómina para un torneo tan largo”.

Pero la reflexión del ex volante capitalino va más allá. A su criterio, “en Ecuador es poco común que los entrenadores duren mucho en sus cargos. El juego de Liga se volvió monótono. Los jugadores se acostumbraron a ese fútbol sin mayores variantes. Un técnico representa el 85% de un equipo”.

Finalizó destacando que “los jugadores son solo los instrumentos, son parte de una orquesta. Todo cambio genera cambios”.

Rodney Mantilla, quien también vistió la blusa azucena en la década de los noventa, concuerda con Marsetti en que “los procesos largos no son buenos en Ecuador. El jugador se cansa. En Liga, a lo mejor, quieren ver a otro técnico”.

El ex defensor pasa factura al fracaso de Liga a la ausencia de nuevas figuras. “El club siempre ha sido comprador de futbolistas, no formador”.

En este sentido, criticó la falta de entrenadores ecuatorianos trabajando en las divisiones menores del cuadro universitario. “La crisis se notó cuando Liga debió comprar a Miller Bolaños (2009) porque no tenía un juvenil. Ahora, José Francisco Cevallos (hijo) tampoco nació en el equipo”, recordó Mantilla.

Como solución, él plantea la necesidad de que Liga se dedique un año a proyectar nuevos talentos, juntándolos con buenos refuerzos extranjeros, “tal como lo hace Independiente del Valle”. Para ello, a manera de sacrificio, “tendrá que olvidarse de pelear en la parte alta de la tabla de posiciones, pero tampoco luchar por el descenso. Debe ser un proceso sistematizado”.

Tanto Marsetti como Mantilla concuerdan en que Liga sufrió con la carencia de jugadores que marcaran diferencia en la cancha. Su banca de suplentes fue limitada y de local dejó de ser un equipo contundente. Participará en un torneo internacional, pero su mira apuntará a la renovación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)