20 de April de 2014 00:01

Liga de Quito no resucita y suma siete partidos sin ganar

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Los hinchas de Liga (Q) desahogaron sus iras cantando en contra de los jugadores y con un pedido: "que se vayan todos".

Al final de la derrota ante Universidad Católica (3-1), ayer, los seguidores albos se agruparon afuera del camerino norte del Atahualpa y se fueron insultando a los jugadores e impactaron con una piedra al bus que traslada al equipo. La crisis merengue se agudiza.

El equipo de Luis Zubeldía volvió a decepcionar y sumó su séptimo partido sin ganar.

Y, ayer, otra vez, fue con esa sensación de que la 'mala suerte' está ensañada con los albos. Hubo 12 minutos iniciales en los que el equipo merengue mostró buen fútbol. Generó tres oportunidades de abrir el marcador, pero ni Luis Congo ni Hólger Matamoros aprovecharon ese dulce momento.

La Católica a penas llegó una vez antes de la jugada polémica, que fue el punto de giro que tuvo el partido, a los 15'.

En el primer tiro de esquina que levantó el equipo 'camaratta' le pelota llegó al área de Liga y en la acción el árbitro central Roddy Zambrano juzgó una mano y decretó el tiro penal a favor de Católica. Hasta allí duró la fantasía de buen fútbol que tuvo la 'U'.

El delantero del 'Trencito' Armando Wila (17') ejecutó el tiro penal y la 'U' volvió a vivir los momentos amargos que se han hecho costumbre en las últimas dos temporadas.

Producto de los reclamos por la jugada del penal se fue expulsado Enrique Vera y el equipo se desbarató. Católica no pudo aumentar la diferencia hasta antes de irse al camerino.

Wila, Henry Patta y Diego Benítez no estuvieron finos en los contragolpes.

En la complementaria, otra vez hubo un espejismo blanco que duró 15 minutos.

La 'U' salió con una inyección de actitud. La sobredosis de voluntad le permitió empatar el partido con un remate de 'Chicharra' Matamoros que se desvió en un zaguero del 'Trencito' (46') y decretó la igualdad.

A jugada seguida, Diego Morales se comió un mano a mano con el golero Hernán Galíndez.

Pero el combustible de Liga se acabó en los últimos 25 minutos. Los hermanos Elvis y Henry Patta y el lateral Romario Ibarra volvieron a imprimir su vértigo y lograron marcar el segundo gol. El autor del tanto de sello familiar fue Henry .

Liga se quedó sin fuerza anímica y futbolística. En cambio, la 'Chatoleí' mantuvo su vocación y Wila marcó el 3-1 definitivo, a los 83'. Así, el atacante sumó su décimo gol en el torneo.

El final fue accidentado. Los albos cantaban a los jugadores reprochándoles que no le ganan a nadie y producto de eso siguen décimos en la tabla.

Los reclamos fueron más fuertes que los aplausos en Católica, que ya trepó al tercer lugar en el Campeonato gracias a su tercera victoria al hilo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)