5 de January de 2011 00:00

Los juveniles salvan de la crisis económica al Deportivo Cuenca

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La venta total de los derechos deportivos de Walter Chalá cubrirá una parte del déficit que tiene Deportivo Cuenca, cuya cifra supera USD 1 millón. La transferencia del delantero imbabureño al Rubin Kazan de Rusia fue de USD 1 millón.

Fernando Muñoz, presidente de la Comisión de Fútbol del Cuenca, explicó a un grupo de reporteros que el 15% del monto se llevará Chalá y el 10% su empresario Jorge Guerrero. Contó que los acreedores están invadiendo las oficinas del club al escuchar y leer que el pase de Chalá se vendió en USD 1 millón.

El déficit que tiene Dep. Cuenca no es solo con los futbolistas sino con técnicos de las divisiones menores, personal de administración' Hay pagos prorrateados con instituciones públicas y se debe cubrir deudas acumuladas por directivas anteriores.

Por ejemplo, Marcelo Torres, ex contador del club, reclama USD 205 000. El monto inicial de una letra de cambio a favor de Antonio Álvarez, ex presidente del Cuenca, era de USD 155 234 por préstamos para el 2005. Esa deuda se incrementó con el 12 % de interés anual.

La boya de salvación no es nueva para el ‘Expreso Austral’. A finales del 2008, la directiva de ese entonces presidida por Galo Cárdenas vendió al Emelec los derechos deportivos del arquero nacionalizado Javier Klimowicz (USD 150 000) y del volante Polo Wila (USD 100 000).

Con ese dinero, recordó Cárdenas, se pagaron sueldos y premios al plantel, cuyo incentivo sirvió para que el equipo se clasificara a la fase de repesca de la Copa Libertadores del 2009. De esa manera, Wila se convirtió en el primer jugador de las divisiones menores en ser transferido su pase a otro club del país.

Cárdenas explicó que si Wila sale a algún equipo del exterior, Deportivo Cuenca recibirá el 10% de la negociación. Además cobrará un porcentaje por los derechos de formación.

A mediados y finales del 2009 también los futbolistas de las divisiones formativas salvaron de la bancarrota al conjunto cuencano. En junio se vendió el 70% de la transferencia del volante Juan Carlos Paredes al Deportivo Quito, en USD 130 000.

Sin embargo, el club azuayo recibió USD 100 000, porque USD 15 000 fueron para el jugador y 15 000 para el empresario Jorge Guerrero. En diciembre del 2009 se negociaron con El Nacional los derechos del delantero Édison Preciado, en USD 400 000 por el 50% de su transferencia.

Los USD 500 000 por la negociación de los dos futbolistas sirvieron para pagar deudas y contratar a siete nuevos futbolistas para la temporada 2010, entre otros a los argentinos Luis Escalada y Gabriel Méndez.

León reconoció que para Paredes no hubo más equipos interesados que Deportivo Quito y por eso se vendió en ese precio ante la urgente necesidad de recursos económicos. “La peor forma de negociar es cuando no hay dinero”, explicó. Con Preciado la situación fue diferente.

La dirigencia está a la expectativa de las negociaciones que se pudieran hacer con Paredes y Preciado al fútbol del exterior, porque “entraría un buen dinero a las arcas del club”, comentó el principal dirigente cuencano.

Deportivo Cuenca, además, esperará hasta después del Sudamericano Sub 20 de Perú para una posible vinculación del defensa juvenil Jhon Narváez al fútbol belga. La dirigencia tenía más segura la negociación de Narváez que de Chalá, pero el zaguero se lesionó en España.

Según Julio León, presidente del ‘Expreso Austral’, la cifra de la transacción de Chalá no llega al USD 1 millón, aunque no especificó cuánto. “Ese dinero nos ayudará a pagar las deudas y acelerará la contratación de jugadores para este año. Pero “lo más valioso que se hizo es abrir una puerta al fútbol europeo sin otros clubes intermediarios”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)