26 de January de 2011 00:00

Un juego poco amistoso en Tumbaco

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Mario Saralegui se sacó la gorra roja que llevaba en la cabeza y la botó al suelo, en un visible arranque de furia.

Tardó un minuto, aproximadamente, en recoger su gorra y continuar arengando a sus jugadores, en el partido que El Nacional ganó 3-0 a Universidad Católica.El encuentro se jugó ayer, en la cancha principal del complejo de Tumbaco, desde las 11:15. Fue un juego friccionado que tuvo poco de amistoso, porque los jugadores querían demostrar que pueden ser titulares. Ellos se lanzaban a los pies de sus rivales con fuerza para adueñarse del balón.

Saralegui estaba molesto porque Édison Preciado quedó golpeado tras un choque con Yery Valencia, defensa ‘camaratta’.

El DT uruguayo, que dirigió el partido solo, al otro lado del sitio donde estaban sus asistentes y los suplentes de su equipo, se acercó hasta donde estaba Preciado.

El delantero criollo daba vueltas sobre el césped, movía las manos y pedía ayuda, visiblemente adolorido. El médico de los rojos, Marcelo Gallardo, lo atendía.

Saralegui, tras preguntar por el estado de su jugador, arrojó la gorra al suelo.

El delantero de 25 años fue sustituido. No logró caminar por sus propios medios y tuvieron que levantarlo para trasladarlo hasta el centro médico del complejo.

Cuando el juego se reanudó, algunos jugadores criollos reclamaron a Valencia por la falta. Desde afuera de la cancha se alcanzó a escuchar que el zaguero celeste se defendía de las acusaciones. Valencia decía a los criollos: “ no lo hice con mala intención”.

El golpe ocurrió a los 30 minutos del primer tiempo.

Al final del juego amistoso, Saralegui se acercó hasta donde estaba su colega Jorge Célico, de la Católica, e intercambió algunas palabras. El uruguayo estaba alterado. Gesticuló con sus brazos, mientras hablaba.

Cuando Saralegui se alejó de Célico, estaba visiblemente molesto y tenía el ceño fruncido. La lesión de Preciado originó que no conversara con los periodistas, como usualmente lo hace.

Célico, por su parte, indicó que su colega le reclamó por el golpe del futbolista. “Como si yo lo hubiera lesionado. Mi jugador puso el cuerpo y, cuando pone el cuerpo, le pisa el pie a Preciado. Pero no hubo mala intención”, dijo el DT argentino.

Por el dolor que sentía el jugador, comentó tras el partido el médico Gallardo, no se pudo realizar una valoración precisa de la gravedad de la lesión. Sin embargo, el galeno reconoció que puede haber daño en los ligamentos de la pierna derecha. Gallardo aclaró que el deportista iba a ser sometido a un examen exhaustivo, en el Hospital Militar, ayer en la tarde. “Queremos que tenga menos dolor para hacerle una mejor valoración”, dijo el médico.

Los militares, que debutarán en el torneo local frente a Liga de Loja, el sábado a las 19:30 en el estadio Reina del Cisne, se plantaron con cuatro defensores, cuatro mediocampistas y dos delanteros.

En el arco estuvo Danny Cabezas, guardameta que terminó como titular el año pasado. En la delantera, en el primer tiempo, jugaron Preciado y Christian Lara.

Este último futbolista retornó a los siete años al club en el que se formó y es uno de los jugadores con más experiencia en la actual plantilla de Saralegui.

En el segundo tiempo, tras la lesión de Preciado, el DT realizó dos cambios en el ataque: ingresaron Edmundo Zura y Juan Anangonó, delanteros altos y fuertes.

Zura, precisamente, anotó el 3-0. Lo hizo con la pierna derecha, cuando quedó solo frente al golero ‘camaratta’ Luis Preti, tras un pase de Marvin Pita.

Antes de esa anotación, en la primera etapa, convirtieron también José Madrid (1-0) y Frickson Erazo (2-0). Los reservas de ambos clubes jugaron antes que los titulares. En ese juego también ganaron los criollos, por 3-1.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)