14 de March de 2011 00:00

Independiente ganó su segundo partido y tranquilizó a Los Chillos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Dos caras opuestas. Mientras Michel Deller, presidente del Independiente del Valle, sonreía y bromeaba en la tribuna al final del partido, Eduardo Granizo, principal directivo del Olmedo, sentado miraba fijamente al suelo .

El cuadro del valle de Los Chillos superó ayer 2-0 al conjunto riobambeño, con la presencia de ambos directivos en la tribuna del estadio Municipal Rumiñahui, de Sangolquí.

El triunfo del Independiente fue reconfortante para Deller y para los integrantes del plantel que dirige el argentino Julio Asad. El equipo estaba entre los últimos en la tabla de posiciones, pero con esta victoria, sumó ocho puntos y sacó una ventaja de tres puntos del penúltimo, el Imbabura (cinco unidades), y cuatro del último, Espoli (cuatro).

{^SingleDocumentControl|(ClassName)gsi.gn3quote|(AliasPath)/2011-03-14/Noticias/Deportes/Futbol/Noticias-Secundarias/DEP110314P31INDEPENDIENTE/DEP110314P31INDEPENDIENT,quote03|(TransforDurante el primer tiempo, el semblante de Granizo mostraba mayor optimismo. Conversaba con sus acompañantes y soltaba sonrisas en determinados momentos. Es que Olmedo generó dos opciones claras de gol en el pórtico de Independiente.

Primero, Andrés Vinueza estrelló el balón en el vertical con un cabezazo que sobró por alto al golero Librado Azcona. Luego, en un veloz contragolpe, el argentino Alfredo Ramúa envió el balón por encima del arco, cuando estaba sin marca por el medio.

Olmedo fue un equipo ordenado, que controló el medio campo con cinco volantes y que se mostró sólido en defensa. Por ello, Independiente del Valle no pudo genera una sola acción de peligro.

Así, mientras Granizo se mostraba sereno, Deller, en cambio, lucía impaciente. Él estaba acompañado de Santiago Morales, gerente del club, y ambos vestían camiseta negra, jean y gafas.

Pero la cara se le transformó al titular del Independiente con el gol de Narciso Mina. El ex delantero del Manta y Barcelona ingresó en el segundo tiempo, por el inexpresivo Richard Estigarribia.

En el minuto 67, Mina recibió un pase en el área, intentó pasar el balón por encima del arquero Róbinson Sánchez, el rebote quedó en sus pies nuevamente y, sin ángulo, remató para poner el 1-0.

Con este tanto y la variante, los jugadores de Asad obligaron al Olmedo a abrir su defensa. Dragan Miranovic, DT de los riobambeños, realizó dos variantes ofensivas, lo que permitió que el cuadro local tuviera más espacios para atacar. Granizo gesticulaba con ira en la grada. Él vestía un saco azul y rojo y jean azul.

Las ganas de dar batalla se le fueron cuando Daniel Samaniego marcó el gol definitivo para los locales, en el minuto 75. La jugada nació en un pase preciso por alto de Fernando Guerrero, el volante dominó el balón y remató con sutileza a un costado.

Al final del partido, Independiente mejoró su juego colectivo y arrinconó a Olmedo. Esto hizo que Deller sonriera y Granizo se quedara sin habla.

La figura 

Narciso Mina salió de la banca para anotar 

 

El delantero del Independiente del Valle ingresó en el segundo tiempo y abrió el marcador para su equipo. Se mostró participa-tivo y ayudó a mantener ocupada a la defensa olmedina.

 

La contrafigura

Richard Estigarribia no marca diferencia 

 

 

El delantero del Independiente atraviesa por un mal momento futbolístico. No marca goles desde la primera fecha, cuando anotó uno de penal ante el D. Cuenca. Ayer salió porque no trascendió.

 

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)