8 de March de 2011 00:00

El ‘ídolo’ pone su esperanza en tres juveniles de la cantera

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Bryan de la Torre, actualmente de 20 años, tenía 15 cuando llegó a probarse en las divisiones formativas de Barcelona. Jugar en el equipo canario era uno de sus sueños pero también un capricho de su papá, José de la Torre, quien durante su juventud estuvo en los equipos de menores de Barcelona, pero nunca alcanzó a debutar en la Primera categoría.

Por eso José de la Torre se enorgullece en repetir que su hijo lo superó “de largo”. Eso lo intuyó desde que Bryan de la Torre se vinculó a los equipos Cazadores de Durán y al Once Phillips del Batallón del Suburbio, barrio popular del suroeste de Guayaquil y donde ha vivido desde su niñez.Su tío Julio Martínez recuerda que Bryan “pintaba para ‘crack’” desde que empezó a jugar torneos barriales en esos clubes. “Tenía, y tiene, un estilo único para trasladar la pelota y pasársela a sus compañeros”.

Esa característica deslumbró a Rolando Guerrero, actual preparador de arqueros del primer equipo torero que, en el 2006, estaba a cargo del equipo Sub 15. Guerrero recuerda que Bryan “no se achicó y pronto se ganó mi confianza y la de sus compañeros”.

Según los archivos del club, en el 2007, De la Torre jugó 18 partidos con el equipo Sub 16. Un año después, con la Sub 17, actuó en 36 cotejos. Eduardo Granda, quien lo dirigió en esa categoría, recuerda que esa continuidad hizo que el técnico argentino Juan Manuel Llop lo ascendiera al primer equipo. “Se esfuerza mucho en los entrenamientos y eso le gustó a Llop”, recuerda Granda.

Eso presagiaba que su debut en la Primera categoría sería inminente. El viernes 10 de septiembre del 2009 los canarios terminaron su práctica matutina y Llop reunió a sus jugadores en la mitad de la cancha para anunciar la nómica de convocados para el partido del domingo siguiente contra el Deportivo Cuenca, en Azuay.

Bryan de la Torre recuerda que cuando Llop pronunció su nombre, sonrió y sus compañeros inmediatamente lo felicitaron. Antes había participado en las prácticas dirigidas por los DT Reinaldo Merlo y Benito Floro.

En el partido contra los morlacos jugó apenas 12 minutos, ya que entró a reemplazar al marcador derecho Wilson Folleco. Pero actualmente no es un juvenil que entra a la cancha únicamente para cumplir con el reglamento, sino que se ha convertido en un jugador fundamental dentro del planteamiento del estratega argentino Rubén Darío Insúa.

En esta temporada ha jugado un total de 144 minutos. El de la semana pasada fue el primer clásico del Astillero que jugó en su carrera y el primer partido en que actuó los 90 minutos completos.

Dennys Quiñónez es uno de sus mejores amigos en el club. El juvenil, titular en el medio campo canario y capitán de la Selección Nacional Sub 20, llegó a las divisiones formativas del club en el 2004, cuando tenía 12 años.

José Luis Tenorio, técnico de la Sub 12 de los toreros, lo había visto jugar en los interbarriales. A su corta edad, Dennys tenía ya una trayectoria en este torneo. Había vestido las camisetas de equipos como Fedeguayas, Deporte Total y Los Ceibos.

Tenorio recuerda que Dennys era pretendido por lo menos por ocho clubes que participaban en el campeonato interbarrial, pero su afición por el conjunto torero pesó más y el entrenador lo convenció para que fuera a Barcelona. “Me gustó su serenidad para trasladar la pelota y su carácter”, cuenta Tenorio.

El comentarista deportivo Vito Muñoz, el máximo dirigente de Deporte Total, destaca la personalidad del volante de marca. Recuerda que un día quedó fuera de la alineación titular en un partido del interbarrial y antes de que empezara le dijo: “Yo quiero jugar, ¿acaso no quieren ganar?”.

En esa época jugaba como zaguero central, pero Tenorio fue el encargado de ubicarlo “y enseñarle los fundamentos” para jugar como volante de marca.

Su debut en la Primera categoría fue el año pasado contra la Universidad Católica en el estadio Olímpico Atahualpa. El técnico era Llop. En esa ocasión jugó solo un tiempo, pero en ese lapso fue fundamental en la marca y le dio un pase gol a Vinicio Angulo.

En lo que va del Campeonato Nacional, Quiñónez ha jugado 154 minutos y ha actuado en dos compromisos como titular.

Cristian Cruz también llegó a Barcelona cuando tenía 13 años. Jugaba en un equipo barrial del suburbio guayaquileño cuando un día llegó a la cancha alterna del Monumental donde se entrenaban las categorías inferiores.

Eduardo Granda recuerda que desde el principio “cautivó” con su atrevimiento para proyectarse al ataque. Esa característica lo mantiene en el equipo de Primera, asegura el técnico Rubén Darío Insúa. Pero fue Juan Manuel Llop quien lo hizo debutar: en junio del año pasado frente a Olmedo en el estadio Monumental.

De la Torre, Quiñónez y Cruz tienen contrato con Barcelona por tres años. Según Alfonso Harb, presidente del club, la idea es lograr que se consoliden en el equipo y “luego proyectar su carrera a escala internacional”.

Bryan de la Torre

Fecha de nacimiento: 11 de enero de 1991

Posición: Volante derecho

Apodo: ‘Don Dela’

Partidos jugados en esta temporada: 2

Debut en Primera categoría:

12 de septiembre del 2009

Dennys Quiñónez

Fecha de nacimiento: 12 de marzo de 1992

Posición: Volante central

Apodo: ‘Capi’

Partidos jugados en esta temporada: 2

Debut en Primera categoría: 7 de febrero del 2010

Cristian Cruz

Fecha de nacimiento: 1 de agosto de 1992

Posición: Lateral izquierdo

Apodo: ‘Ceris’

Partidos jugados en esta temporada: 1

Debut en Primera categoría:

31 de julio del 2010

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)