27 de July de 2013 11:08

Gonzalo Higuain jugará en el Nápoles y acabó con su culebrón

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Con su fichaje por el Nápoles, el argentino Gonzalo Higuain ha puesto fin a su carrera deportiva en el Real Madrid y, con ello, a una historia repetitiva los últimos veranos, cuando el argentino empezaba en la línea de salida de los traspasos y terminaba posando sonriente en la foto oficial del conjunto madridista.

Higuaín, cuyo fichaje por el Nápoles se hizo oficial hoy, llega a la tierra de "san Maradona", como aún siguen venerando los hinchas napolitanos a quien otrora les llevó al "paraíso" en lo futbolístico y también en el orgullo social. Ser argentino como el ídolo Diego Armando Maradona seguro le ayudará en sus inicios.

Acostumbrado a superar las adversidades y a sobreponerse a la competencia de otros jugadores, Higuaín había aguantado siempre el cuerpo a cuerpo saliendo victorioso de una presión motivada por un entorno que parecía exigirle más que al resto.

Con discreción, diciendo sobre el césped lo que callaba fuera, Higuaín ha completado una provechosa carrera en el Real Madrid. El delantero, que llegó con diecinueve años siendo el "Pipita", se marcha ahora convertido el "Pipa".

Más maduro, más serio, capaz de asumir responsabilidades y de motrarse determinante llegado el caso.No ha sido un camino fácil. Higuaín ha aprendido a sobrevivir a base de instinto; ofreciendo trabajo, esfuerzo y goles a cada nuevo inquilino que ocupaba el banquillo del Santiago Bernabéu. Capaz de hacer de la paciencia virtud y de la voluntad de triunfo un arma, el punta ha sido "un perro de caza", como le definió en su día Mourinho, con las siete vidas de un gato.

[[OBJECT]]

Se marcha un jugador al que sus detractores le acusaban de conseguir lo más difícil y perderse en lo más fácil. Un delantero completo, capaz de marcar más de cien goles con la camiseta blanca regalando al mismo tiempo un buen puñado de ellos a sus compañeros.

El último que marcó en partido oficial llegó en la jornada que cerraba la pasada campaña, con el Osasuna como rival. Brazalete de capitán en el brazo, firmó uno de esos tantos con sello propio.

Fue una arrancada para el desmarque, con el balón adherido al pie tras un gran control y definir después con el interior ante la salida del portero.

No lo celebró entonces, tampoco había motivos. En lo colectivo la Liga estaba perdida. En lo personal, ya barruntaba lo que iba a expresar minutos después ante los medios, su deseo definitivo de salir del club poniendo fin a una etapa tan provechosa como intensa.

Desde que se conoció la noticia, muchos equipos preguntaron por él pero ninguno estuvo dispuesto a pagar lo que pedía el Real Madrid. Fue entonces cuando entró en escena el Nápoles, con el dinero fresco del traspaso de Cavani al París Saint Germain, para financiar una de las mayores ventas del Real Madrid en su historia.

Le espera ahora una aventura compleja en una ciudad donde el fútbol alcanza el grado de frenesí y los ídolos lo son más que en ningún lado. Un lugar donde Diego Armando Maradona puso la primera piedra del fervor por todo aquél nacido en Argentina.

Arropado por un proyecto donde coincidirá con ex compañeros como José Callejón y Raúl Albiol, recientemente fichados por el Nápoles, tratará de convertirse en el nuevo referente para una afición que siempre premia al que se esfuerza. Algo que Higuaín lleva mucho tiempo haciendo

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)