6 de July de 2011 00:03

El frío que no se pudo soportar

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El pronóstico del viernes pasado, en La Plata, era de un frío intensísimo... un tres o cuatro a cero. Una gran confusión.

Por lo que se vio se hablaba de tres grados sobre cero, no de goles. Y lo frío, lo cruel, hacía alusión al seleccionado argentino, no a la noche invernal que se siente en Argentina, por cierto soportable. Difícil de sobrellevar fue, en cambio, la actuación de los muchachos albicelestes tan modestos en su vuelo, carreteando todo el tiempo mientras tocaban, creen ellos, sostiene Batista, a la española (en alusión al FC Barcelona).

A los bolivianos se les pasó el susto, si lo tenían, a los 10 ó 15 minutos. Se cuenta que Evo Morales (mandatario del país andino), el querido presidente, comentó a su alrededor que había pasado lo peor. "Ahora viene el partido", dicen que dijo. ¿Qué signficaba la frase del futbolero y conocedor Evo Morales? Que la cuestión emocional, eso de los himnos, con tu Presidente mirándote, "pobre, mirá si nos comemos una goleada", y los hinchas con su bandera puesta vertical en la tribuna como un eje de sus vidas, era un capítulo superado.

Messi, único como el nombre del estadio, mostró en seguida que lo asistía la inspiración habitual, pero que estaba solo con su alma, y que bien escalonados se lo podía marcar, que la presión le era molesta a los argentinos porque sencillamente no estaban dispuestos a ese movimiento continuo que hay que tener para jugar a la española.

Un embudo verde, pero sin ánimo de retranca indigna, preparó Bolivia y allí fueron a parar los intentos ofensivos de los locales. Todo siguió igual y casi gana, hasta con lujos, la Selección del Altiplano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)