24 de December de 2013 00:02

Los foráneos piden hasta casa con piscina

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Luis Zubeldía solo tendrá que decir "esta casa o departamento me gusta". Esa respuesta espera Magdalena Espinoza, encargada de buscar viviendas para Liga de Quito, para firmar el contrato de arriendo con el dueño del lugar donde vivirá el técnico.

Zubeldía, nuevo estratega del club albo, prefiere un sector tranquilo para vivir, alejado del ruido y del comercio.

La avenida República de El Salvador, mimada por la mayoría de los jugadores que militan en los clubes de Quito, no es de su agrado.

¿Las razones?

Hay mucho tráfico, el flujo de gente en los centros comerciales es excesivo, hay contaminación ambiental… El DT, que llegará a Quito este jueves, también solicitó que su vivienda tenga vías rápidas para ir a su sitio de trabajo. De acuerdo a esos pedidos, Espinoza baraja algunas opciones en la avenida González Suárez. Ese lugar está a 50 minutos del estadio de Ponciano y a 60, del centro de entrenamiento en el complejo de Pomasqui.

Cuando el DT llegue al país, el club le dará un automóvil. Lo confirmó Santiago Jácome, gerente deportivo. Hasta el año pasado, el estratega Edgardo Bauza utilizaba un Grand Vitara SZ, valorado en USD 27 000. El resto de extranjeros usó un Grand Vitara, color blanco (USD 23 000). El patrimonio de autos que tiene Liga es producto de un convenio con General Motors, que les renueva el parque automotor cada dos años.

Esos son algunos de los pedidos que los técnicos y jugadores usualmente fijan en sus contratos. En ocasiones, también, los directivos les ofrecen sitios estratégicos para vivir, con prebendas que los futbolistas locales no suelen tener. El presupuesto albo destinado para vivienda oscila entre los USD 800 y USD 1 400, mensuales.

En la Universidad Católica, el límite es de USD 750. En ambos clubes, en caso de que el jugador se obsesione por una vivienda más costosa, la diferencia correrá por su cuenta.

Pero casi nunca sucede eso, dice Jácome, y los jugadores se adaptan al presupuesto. A diferencia de Zubeldía, la mayoría de los extranjeros que llegan a Liga se inclinan por vivir en la avenida República de El Salvador. El gerente de Liga dice que la presencia de los centros comerciales los seduce. "También tienen cerca los bancos, parques…".

Oswaldo Paredes, gerente de Universidad Católica, coincide con Jácome. Diego Benítez, por ejemplo, vive al norte de la ciudad; Facundo Martínez reside sobre la Naciones Unidas...

Pero Cumbayá también se ha vuelto un lugar cotizado para vivir. Maximiliano Cuberas, asistente de Zubeldía, es posible que elija ese sector por comodidad de sus cuatro hijas. "Necesitarán más espacio".

Se complica la búsqueda de casa cuando los foráneos traen animales. Uno de los jugadores que trajo una mascota fue Federico Puppo, quien puso en apuros a los directivos de la 'U'.

Como caso curioso, Luigi Macchiavello, del departamento de prensa de Barcelona, recuerda que el argentino Damián Díaz se pasó a vivir en una casa ya que el club le dio un perro bulldog inglés, llamado Tuki, para que no se sintiera solo.

En Independiente prefieren el valle de Los Chillos
El conjunto habitacional La Colina, vía a Amaguaña, es el lugar que acoge a los jugadores extranjeros y técnicos que llegan a Independiente del Valle. Por facilidad de los futbolistas, este club tiene una relación de arrendamiento con algunos propietarios de ese conjunto, ubicado al frente de la Escuela Politécnica del Ejército (Espe).

El presupuesto para costear una vivienda en ese sector es de USD 250, pero cuando los futbolistas optan por Quito, el club les entrega hasta USD 500. En caso de existir una diferencia, el usuario paga el resto.

Esto sucedió con el estratega Pablo Repetto, quien reside en Cumbayá. Otro que estaba en igual situación era Édgar Balbuena, quien dejó el equipo a mitad de temporada. El zaguero solicitó una residencia con piscina. "Pagaba un adicional de USD 150 o 200", recuerda Óscar Lara, coordinador de Independiente del Valle. Trabajadores del club lo ayudaron a conseguir el departamento, al que llegó con su familia y un perro.

Para que los jugadores habiten las viviendas, esas deben tener línea telefónica, guardianía privada… El acuerdo es que ellos paguen el agua, luz, cable y condominio.

En Independiente se entrega movilización solo al DT. A veces, como en el caso de Mario Rizotto, se hacen excepciones para entregar autos. Ese club dispone de una van, un automóvil y un Chevrolet Vitara.

En los clubes de Guayaquil, en Barcelona y Emelec, también hay pedidos exclusivos de los futbolistas y entrenadores. Por ejemplo, ellos prefieren vivir en Samborondón, uno de los sectores más exclusivos, que limita con Guayaquil.

Las urbanizaciones de ese cantón son los lugares preferidos de los jugadores, técnicos y asistentes. Ese sitio está rodeado de conjuntos habitacionales, lagos artificiales y naturales. El cupo máximo que los futbolistas disponen para arrendar una vivienda en ese lugar es de USD 1 000, según Luigi Macchiavello.

En este equipo, los futbolistas también reciben un automóvil, que puede ser un Grand Vitara SZ o una minivan, propiedad del equipo. Entre los arreglos que los jugadores realizan a principios de temporada también constan pasajes de avión para ellos y sus familias. No existe un número determinado, todo depende del acuerdo inicial.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)