18 de December de 2011 00:05

El festejo se concentró en la Preferencia

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Marcelo Elizaga y Luis Fernando Saritama fueron los últimos en salir del camerino, después del partido.

Andrés Ghusmer, presentador de televisión, los llamaba para que recibieran las medallas y la copa. En ese momento, las 14:35, los hinchas festejan a rabiar en las gradas y aplaudían a los dos jugadores. Ghusmer dijo: “Elizaga, quien queda por primera vez campeón en el Ecuador”. Eso generó de parte de la hinchada una ovación para el golero del Quito, que fue figura en el triunfo de su equipo (1-0) ante Emelec.

Elizaga, que minutos antes había recorrido abrazado de Isaac Mina y de Byron Cano, el anillo de la cancha, mostraba su alegría con gritos y abrazos con las personas que se le acercaban.

[[OBJECT]]

En el estadio se seguían escuchando las canciones que identifican a los hinchas chullas. Desde yo soy del Quito, hasta la AKD... Esa euforia se sintió aún más cuando se dio el anuncio de Saritama para que reciba su medalla y la copa. Ghusmer dijo: uno de los símbolos de la institución.

En las gradas empezó otra fiesta. Los hinchas aplaudieron y gritaron por más de dos minutos el nombre de Saritama. Abajo, la temperatura llegaba a los 25 grados, el sol intenso se mantenía y los jugadores saltaban de alegría. Y eso aumentó en el momento que Antonio Acosta, del Banco de Pichincha y de la financiera Credifé, patrocinador del campeonato, le dio el trofeo.

En ese momento, los hinchas se abrazaban y saltaban en las gradas, festejando el quinto título de su equipo, el cual después fue a la Plaza del Teatro a continuar con la celebración.

[[OBJECT]]

Los jugadores dieron la vuelta olímpica con el trofeo. Antes de eso se dirigieron a la localidad de Preferencia, que forma parte de la simbología del equipo campeón. Allí también cantaron las canciones del equipo y regalaron algunas camisetas.

En el trayecto, Pedro Pablo Velasco, el mejor juvenil del país, según Miguel Battaine, otro de los símbolos chullas, fue uno de los que más gritaba. Se abrazaba con sus compañeros, con los directivos y los pocos hinchas que habían llegado hasta la cancha del Atahualpa. Y después de la premiación salieron del estadio para recorrer la ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)