14 de August de 2013 08:47

FC Barcelona y Real Madrid, los más ricos de España

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El fútbol español, reflejo de la realidad política y social del país, radicalizó su apuesta por la austeridad y por segundo año consecutivo vendió más de lo que compró, lo que se traduce en un hecho inequívoco: nadie puede competir con Real Madrid y Barcelona.

Hace tiempo que la Liga española dejó de acumular estrellas. Al menos, en su sentido más plural. Ahora sólo Real Madrid y Barcelona, los equipos "ricos", pueden permitirse ese lujo. Los clubes españoles ingresaron en estos últimos dos meses casi 400 millones de euros (cerca de USD 530 millones) por la venta de futbolistas, mientras que los fichajes apenas superaron los 250 millones de euros (USD 331 millones).

Uno a uno, todos los equipos que en la pasada década peleaban junto a los más grandes se fueron desprendiendo de algunos de sus mejores jugadores. Sucedió con Atlético de Madrid (Radamel Falcao), Valencia (Roberto Soldado), Sevilla (Jesús Navas, Alvaro Negredo y Gary Medel) o Athletic de Bilbao (Fernando Llorente).

En contraste, Real Madrid y Barcelona gastaron conjuntamente 144 millones de euros (USD 190 millones) en reforzar planteles ya de por sí magníficos. Y todavía faltaría un central para los azulgrana y que los blancos incorporaran al galés Gareth Bale por una cifra que podría estar cercana a los 100 millones de euros (USD 132,4 millones).

Ante esta evidencia, ¿cómo no hablar de una nueva edición de una Liga bipolar, sin rivales que osen hacer sombra a Real Madrid y Barcelona? Los clubes españoles entendieron finalmente que el camino emprendido la pasada década llevaba inevitablemente a la quiebra. Además, el fisco español se hartó de esperar y exigió a los equipos la satisfacción a corto y medio plazo de las enormes cantidades adeudadas.

Por todo ello, a 18 clubes de la primera categoría (todos excepto Real Madrid y Barcelona) no les quedó más remedio que vender a sus estrellas y rezar para acertar con sus fichajes "low-cost". "Trece equipos tienen superávit en este mercado", recordó esta semana el diario "As". Detrás de esta realidad subyace el desequilibrado reparto de los derechos de televisión.

En la actualidad, el fútbol español ingresa unos 825 millones de euros (1.092 millones de dólares) por temporada en este concepto, y la mitad de esa cantidad se la llevan Real Madrid y Barcelona. Así es imposible que los dos colosos del fútbol español encuentren competencia en el resto de rivales, sin capacidad para fichar jugadores importantes y con la necesidad de vender para enjugar deudas.

Y esta circunstancia lleva a otro hecho no pequeño: hay pocos abonados al fútbol por televisión de pago. "Tenemos 3,5 millones de abonados al fútbol por televisión, mientras que en Inglaterra son 11, en Alemania 10 y en Italia y Francia, ocho", recordó recientemente Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), la patronal de los clubes españoles.

Existen varias formas de explicar el bajo número de abonados. Por una parte, como defiende la LFP, estaría la piratería. Y, por otro lado, como defienden clubes como Sevilla, Real Sociedad o Valencia, estaría el poco interés de los hinchas en una competición que ya se sabe de antemano que estará dominada por dos equipos.

Lo que es innegable es que el fútbol español está pagando ahora dos hechos notorios: los excesos cometidos años atrás y la realidad de un país hundido en la mayor crisis económica de su historia. Sólo un gran microcosmos pervive ajeno a esta realidad, el que forman Real Madrid y Barcelona, dos clubes que no entienden de crisis. Por eso, la nueva Liga española se presenta como una nueva lucha cerrada entre estos dos gigantes. Detrás no viene nadie.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)