19 de July de 2010 00:00

Espoli y Emelec empataron en un lodazal

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Deportes

Un penal fallado, dos lesionados, dos expulsiones y cinco tarjetas amarillas. Esa enumeración es el mejor resumen para un partido trabado en el que Espoli y Emelec empataron 1-1. La causa: el mal estado de la cancha de Los Tsáchilas, en Santo Domingo.Esas condiciones se agravaron con la lluvia que cayó sobre el escenario durante el primer cuarto de hora de juego. Durante ese tiempo ninguno de los dos equipos encontró orden para llegar al arco contrario hasta que un cabezazo de Jaime Ayoví puso la ventaja para Emelec a los 15 minutos.Durante el resto del primer tiempo las emociones se redujeron a ataques aislados de Jaime Ayoví, por los eléctricos y de Cristian Marquez, por el cuadro policial. No obstante los porteros Marcelo Elizaga y Adrián Bone supieron alejar el peligro.Para el segundo tiempo los dos equipos apretaron el acelerador y producto de ese ímpetu el estado de la cancha empezó a arrojar sus primero efectos. Tras el disparo de Jaime Ayoví que impactó en el horizontal el desorden se apoderó de los dos equipos.El caos llegó al punto en que el técnico Jorge Sampaoli tuvo que improvisar un cambio. Su programación era sustituir al juvenil Jean de la Rosa por Carlos Quiñonez. Pero en ese proceso Pedro Quiñonez se lesionó y De la Rosa se quedó en el campo de juego.A partir de allí, las faltas, los golpes y las equivocaciones se convirtieron en el referente. El choque que sufrieron los defensas de Espoli Víctor Macías y Cristian Ojeda dejaron en evidencia esa afirmación. A los 62 minutos, los dos compañeros saltaron en busca del mismo balón y colisionaron. Producto del choque Ojeda fue retirado del campo de juego en ambulancia y con la clavícula derecha fracturada.Espoli se volcó con desorden al ataque y Emelec se defendió con más desorden aún. Los jugadores Eduardo Morantes (Emelec) y Keneth Arce (Espoli) fueron expulsados a los 63 y 69 minutos, respectivamente.Esa desorganización fue capitalizada por Espoli. A los 78 minutos de juego, una confusa jugada en el borde del área dejó suelto un balón. Darío Bone lo encontró y con un potente disparo lo colocó en un ángulo de la portería de Elizaga, para marcar la igualdad.Ocho minutos más tarde un ataque de Emelec culminó en penal y tarjeta amarilla para Lenin de Jesús, por detener el balón de un centro, con su brazo. De todas formas la acción no tuvo ningún efecto, salvo la consagración en el partido del joven portero Adrián Bone, que atajó el disparo de David Quiroz y se convirtió en la estrella de su equipo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)