12 de December de 2010 00:00

Así esperaron la final los dos técnicos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Bauza sintió el cariño de los hinchas en Quito

Pablo Campos. Coordinador

La entrevista  de una hora y media  se paralizó  al menos  12 veces. Era la tarde del jueves y Edgardo Bauza conversaba con este Diario en un café ubicado en la República de El Salvador y Suecia.

Desde su llegada al lugar, el ambiente cambió: oficinistas, estudiantes, militares y hasta la modelo Dallyana Passailague se acercaron al entrenador para desearle suerte en el partido de hoy y para pedirle un autógrafo. 

“Profe, mi hijo es fanático de la Liga y admirador suyo. Regáleme un autógrafo”, le decía una mujer bajita  de anteojos gruesos y piel canela. En cambio Passailague, quien vestía  chompa y bufanda verde para protegerse del frío quiteño, gritó  desde la acera: “Profesor mis respetos. Mucha suerte el domingo ”.

Bauza correspondió  todas las muestras de afecto con   cordialidad. Sin embargo, el DT de Liga hizo una confesión: se considera tímido y admitió sentir  bochorno  cuando se presentan este tipo de manifestaciones de aprecio.

“Es lindo que te quieran y te respeten tanto. Pero a mí me cuesta un poco relacionarme con la gente”. Esa fue  la reflexión del entrenador que supo ganar con Liga  el torneo local del 2007, la Copa Libertadores 2008 y la Recopa Sudamericana de este año.

Pese a que  el contacto con la gente le genera timidez, Bauza no cambió su rutina antes de la final. Para él, tomar un café en las tardes es una de las actividades  más relajantes. Sobre todo cuando está con su cuerpo técnico: su asistente  Daniel di Leo,  el preparador físico Alejandro Mur, además de Walter Fiori y Gustavo Flores.

De ellos, Di Leo es el más cercano. Los dos son amigos desde cuando jugaban en las divisiones inferiores en Rosario Central en Argentina. “Para mí, el ‘Patón’ es como un hermano. Hemos compartido mucho tiempo juntos, tenemos buena química y nos entendemos muy bien”, confesó el asistente técnico de la ‘U’.

Bauza admitió que tiene pocos amigos ecuatorianos. Señaló a uno, Fabio Intriago, con quien  habitualmente cumple otro de  sus pasatiempos favoritos: jugar tenis en el Club Buena Vista.  “Incluso  con él  y su familia salí por primera vez a celebrar fiestas de Quito, hace pocos días. Salimos a comer, a mí no me gusta bailar”.

Practicar tenis, tomar café, salir a comer  e incluso darse una escapadita al casino para jugar algunas partidas, son algunas de las medidas que toma Bauza para relajarse. También escuchar la música de los compositores españoles Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat, de quienes se considera un ferviente admirador y a quienes conoció en Rosario.

Según el entrenador, el fútbol es muy desgastante y estresante. Y él se considera un  obsesionado de su trabajo. De ello dan fe sus asistentes y  sobre todo su hijo Maximiliano y Xavier Burbano, los dos ‘espías’ digitales del equipo albo. Ellos están a cargo del software  Bio Pro 2.0 y semanalmente deben abastecer la videoteca del entrenador con compactos de los movimientos de los rivales e incluso con  las actuaciones de Liga.

Antes de la final ante los eléctricos, el entrenador albo revisó cinco videos de los partidos de Emelec como local. Su hijo Maximiliano tuvo que preparar los reportes que le fueron entregados el pasado martes. “Emelec es un equipo al que respetamos. Ataca muy bien    y con mucha gente”.

Pero para el entrenador, la principal preocupación siempre será su equipo. “Estamos llegando a esta final con lo justo”, confiesa. Para el juego de hoy, los dos delanteros: Juan Manuel Salgueiro y Carlos ‘Chino’ Luna juegan  infiltrados. Bauza dijo que un título  sería el fin de un año maravilloso.

Jorge Sampaoli desempolvó sus discos de Andrés Calamaro

Luis Cheme. Redactor

El estratega Jorge Sampaoli decidió aislarse y blindar  a su equipo durante la semana. No solo cerró las puertas de los  entrenamientos sino también dejó de ver programas deportivos “para no permitir que nada ni nadie  nos desconcentre”, según dijo.

Se refería exclusivamente a la polémica que generó la suplantación de identidad de Gonzalo Chila, quien realmente se llama Ángel Cheme Ortiz. El técnico evitó referirse al tema y le prohibió lo mismo a sus jugadores.

La música ha sido una de las terapias del técnico  durante la semana. Para relajarse, según su colaborador Sebastián Beccacece, escucha por horas las canciones del argentino Andrés Calamaro, su intérprete favorito y a quien sigue desde su adolescencia.

Dulce condena, Flaca y El palacio de la flores son sus temas favoritos. Para escuchar estas canciones desempolvó los discos originales de este cantante que tenía guardados y que trajo de Argentina, su país natal. 

No le importa repetirlos una y otra vez e incluso canta en voz alta. Es una terapia que aprendió durante su paso por el Sporting Cristal de Perú. Ahí también formó algo a lo que él llama “aislamiento de los medios de comunicación”.

No solo esta semana, sino siempre, no lee ni ve noticias deportivas. “Eso me ayuda a mantenerme concentrado únicamente en el partido”. Las noticias del rival, en este caso de Liga de Quito, le llegaron por medio de sus colaboradores más cercanos.

El cine fue otra de sus distracciones durante la semana. A la concentración llevó una decena de películas clásicas que generalmente lo ayudan a distraerse durante la noche. Cuenta que ver películas es un ejercicio que lo ayuda “a razonar y poner a prueba su sensibilidad”.

Sampaoli utiliza  varias horas de día a navegar en Internet. Es el medio que utiliza para mantenerse al tanto de lo que ocurre en el mundo alrededor del fútbol. 

Visita frecuentemente la  página web de su máximo referente: el estratega argentino Marcelo Bielsa. Revisa además las noticias que generan técnicos como José  Mourinho, Louis van Gaal y Josep Guardiola.

Esta será su primera final desde que hizo de la dirección técnica su profesión. Por eso la ansiedad fue constante “principalmente desde el jueves cuando entramos en la recta final del cotejo”, reveló el preparador físico Jorge Desio. 

A eso se suma la presión por alcanzar el título y remontar los dos goles de ventaja que tienen los albos. Los azules  han sentido esa presión, pero la labor de Sampaoli para disiparla  fue fundamental. Lo hizo con pláticas que se prolongaron por horas y en las que el entrenador, con dinámicas, “ha hecho sentir a los jugadores capaces de superar el marcador en contra”, según Beccacece.

Sampaoli, aunque no es un fanático religioso, permitió durante la semana, y desde que se hizo cargo de la dirección técnica de los azules, las charlas motivacionales del pastor evangélico Héctor Zapata. Él fue fundamental para que los jugadores se acoplen a la idea táctica del estratega. Por eso hoy saldrán a la cancha con un cartel que tendrá   la leyenda: “La gloria es de Cristo”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)