26 de February de 2013 00:04

Ernesto Guerra: La palabra vale más que una firma

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Ernesto Guerra Galarza es un caballero en toda la palabra. Lo fue como futbolista, entrenador... Es un ganador. Así lo definen sus amigos, familiares y aficionados que lo vieron jugar.

Él responde un cuestionario de lo que ha sido su carrera deportiva en Radio Quito, en un programa en donde recordó sus buenos y malos momentos. Y también la condecoración que le hizo la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF), meses atrás.

¿Cómo fue su infancia?
Nací y creí oyendo Radio Quito. Respeto y respetaré la libertad de prensa, la palabra, sobre todo a la prensa especializada que me supo conducir con comentarios, con las críticas que me dieron la pauta y los correctivos indispensables en mi carrera de futbolista, como entrenador y también en la política.

¿Dónde estudió?
Adquirí la educación católica, las costumbres, las reglas, el régimen educativo de los Hermanos Cristianos.

¿A su papá no le preocupó que se dedicara al fútbol?
Tuve problemas con mi papá porque algo dejé de cumplir con los estudios, pero posteriormente ya fue cediendo. Yo aprendí a defender la camiseta con un pundonor, con una gallardía, con una especie de mentalidad triunfadora.

¿Luego se le ablandó el corazón a su papá?
Exactamente. Es el mejor hincha que tuve. Cuando yo reviso y destapo el baúl de los recuerdos, veo que algo he hecho en mi vida. Fueron 16 años de futbolista y 28 de técnico en forma ininterrumpida. Y eso, ahora, lo tengo como un sitio en un lugar especial en mi casa.

¿Añora el Quito de esa época?
Yo soy parte de ese Quito melancólico donde se daban serenos a las 12 de la noche, donde se oía la música nacional, donde los quiteños compartíamos con personajes célebres como el Terrible Martínez, la Torera, entre muchos más en horarios inusuales, pero siempre con respeto hacia la gente.

Y la gente se prestaba para cruzar amistades con respeto y abriendo espacios, en la que nos sentíamos amigos todos.

¿Cómo le fue en las 28 temporadas sin interrupción?
Efectivamente gocé con triunfos, derrotas, alegrías, satisfacciones y lágrimas. Viví una emocionante etapa y después yo me retiré del fútbol en la clasificación a la Copa Libertadores de América que alcanzó el Deportivo Quito en 1965. En ese momento dije: "No va más el fútbol y no fue más".

¿Fue una decisión radical?
Total, una palabra. El único problema que tengo yo es la palabra. La palabra vale más que una firma. Y esa ha sido siempre mi característica en el fútbol y en la vida.

¿El grupo humano en ese Deportivo Quito?
Nos tocó jugar la Copa Libertadores con Peñarol, el mejor equipo de ese momento, junto a Santos, y Nacional. Deportivo Quito campeón en tres ruedas. En el avión de regreso tenían contratados cuatro extranjeros y técnico. Fueron con otra intención. No fueron, a lo que yo siempre he dicho, al turismo, cuál es el día libre, cuál es el día de compras, en vez de ir a un examen sudamericano.

¿Qué ha representado la condecoración de la Confederación Sudamericana de Fútbol?
Tiene un significado para mí extraordinario. Este no es un premio exclusivo para Ernesto Guerra, es un reconocimiento a las autoridades, a los dirigentes, a los directores técnicos, entrenadores, preparadores físicos, cuerpo médico, quinesiólogo, aguatero, del Quito...

¿El fútbol ecuatoriano cómo lo analiza?
La actual administración de la Ecuafútbol ha hecho las cosas correctas y ese el motivo por el que siempre estamos peleando las clasificaciones al Mundial.

Hoja de vida
Nació.

Nació en Quito el 23 de febrero de 1934.

Trayectoria.

Jugó de delantero, fue entrenador y político. Participó en Selección nacional, por Pichincha, en el Quito y Barcelona.

Méritos.

Fue DT por 28 temporadas y logró varios títulos. Fue premiado por Conmebol.

"El premio de la Confederación Sudamericana no es exclusivo para mí, es un reconocimiento para todos".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)