9 de December de 2011 00:08

Los entrenadores también jugaron su partido desde el banco de suplentes

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Mientras los aficionados hinchaban por sus equipos en los graderíos y los jugadores de Liga de Quito y Universidad de Chile peleaban por ganar la primera final de la Copa Sudamericana, los técnicos Jorge Sampaoli y Edgardo Bauza hicieron lo propio, pero desde un espacio de cinco metros, designado para cada uno

La jugada de cada estratega fue distinta. Mientras Jorge Sampaoli caminaba impaciente de un lado a otro en el área técnica, el argentino Bauza, de Liga de Quito, daba pasos cortos. Apresuraba su caminar solo cuando era necesario, como por ejemplo, cuando su compatriota Claudio Bieler se golpeó en el campo de juego.

Sampaoli, en cambio, estuvo a punto de salir expulsado, pues en su ajetreada carrera rebasó el espacio designado para cada técnico: puso sus pies en el borde del campo de juego, por lo que inmediatamente fue retirado por el cuarto árbitro del cotejo.

Tras esa acción, Sampaoli fue permanentemente vigilado por el árbitro, mientras que a Bauza ni lo regresaba a ver.

La acción del técnico visitante molestó a seguidores del equipo albo, por lo que recibió una ola de pifias de los hinchas de la tribuna. La misma reacción tuvieron los hinchas de Liga con Patricio Delgado, médico de la Universidad de Chile, que aparecía con frecuencia en el borde del campo de juego con su maletín.

Esas acciones solo fueron aplaudidas por un periodista chileno, que por apoyar a su equipo cruzó insultos con el público albo, y posteriormente fue retirado del estadio por miembros de la Policía Nacional.

Durante el cotejo, Sampaoli continuó con su llamativa forma de dirigir, Bauza, en cambio, se mostró igual de sereno, aún cuando Eduardo Vargas anotó el primer gol para el equipo chileno.

Bauza trató de no desesperarse durante el resto del compromiso, mientras que Sampaoli se sorprendía con cada llegada del cuadro chileno.
Al final del cotejo, Bauza salió visiblemente cansado y triste, a diferencia de su rival, quien pareció contagiarse de la euforia por el triunfo obtenido en el complicado campo de Liga de Quito.

La revancha de los DT, será el próximo miércoles.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)