10 de February de 2014 00:02

Un empate con incidentes

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Si después de los 90 minutos se entregara un premio al mejor jugador del partido, Librado Azcona habría sido el elegido.

El arquero paraguayo-ecuatoriano se destacó ayer en el duelo entre Independiente del Valle vs. Emelec. Despejó cuatro balones y con algunos gritos y gestos también ordenó a los defensores Christian Núñez, Andrés Lamas, Fernando León y Luis Ayala.

Su trabajo fue aplaudido por la hinchada, que llenó la nueva tribuna del estadio de Sangolquí, y por el DT Pablo Repetto.

Parado en el borde del área técnica, el estratega uruguayo sonrió cuando Azcona impidió que al minuto 30 Ayala convirtiera un autogol y cuando protagonizó un mano a mano con Denis Stracqualursi, frenando las ilusiones del ariete eléctrico de anotar en casa ajena.

Esa segunda acción se dio en los primeros minutos de la etapa complementaria.

Azcona mantuvo el control y supo contagiárselo al resto de sus compañeros, sobre todo, cuando parecían perder la paciencia por las decisiones que tomó el árbitro Omar Ponce.

La que más les afectó fue la expulsión, con doble tarjeta amarilla, del delantero Daniel Angulo, al minuto 68'.

El 'Tanque' Angulo salió de la cancha después de cometer una falta al volante Fernando Giménez. Lo hizo molesto. Eso se evidenció cuando le propinó un manotazo al futbolista que intentaba retornar al campo de juego, después de ser atendido por los médicos de su club.

Esa acción 'calentó' la cabeza de los futbolistas de ambos equipos, pero después de dos minutos de palabreos, el juego se reinició.

La salida de Angulo se dio 17 minutos después de la expulsión del técnico Gustavo Quinteros. Ponce consideró exageradas las quejas del DT por las supuestas simulaciones de agresión de Angulo. "Ya son cinco", repitió el estratega.

Pero a pesar de la reacción violenta de Angulo, el técnico Repetto se mostró satisfecho con el trabajo de sus dirigidos.

Con el afán de conseguir una victoria, el uruguayo agotó todos los cambios. Lo mismo hizo Quinteros. Ambas escuadras crearon opciones de gol con pases largos y manejando el balón a ras de piso.

Si el marcador terminó con un empate sin goles, fue porque tanto Emelec como Independiente del Valle contaron con una defensa sólida.

El caso de Ayala, que estuvo cerca de anotar un autogol, fue fortuito. El defensor nacional intentó despejar un centro de Miller Bolaños, que ayer jugó un poco más retrasado de su habitual posición. En la punta solo estuvo el ariete argentino Stracqualursi.

Los eléctricos encontraron algunos espacios por la banda derecha para acercarse al arco de Azcona. El juvenil Robert Burbano fue el dolor de cabeza de Ayala, mientras que el juvenil Jonathan González lo fue de Óscar Bagüí y de Gabriel Achilier, el capitán del equipo guayaquileño.

Con piques rápidos, González intentó sorprender en más de una ocasión al seleccionado nacional, quien junto a Jorge Guagua ofrecieron seguridad al golero Esteban Dreer.

Tras el conflicto protagonizado con la directiva de El Nacional, el 'Patrón' Guagua finalmente debutó con la camiseta eléctrica.

Al final del cotejo, miembros de la Policía Nacional ingresaron a la cancha para acompañar a los jugadores a sus respectivos camerinos. No se registraron altercados en los exteriores del estadio de Rumiñahui.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)