20 de June de 2011 00:06

Un empate que dejó segundos a los albos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El empate no le alcanzó a Liga de Quito, que ayer no pudo obtener la victoria ante Olmedo en la Casa Blanca. Solo empató 1-1 y, con ello, cerró la primera etapa del campeonato en el segundo puesto, sin el cupo a la gran final.

El escaso público (cerca de 2 000 personas) que asistió al estadio de la ‘U’ animó en un inicio a los locales, pues con un triunfo y una derrota de Emelec hubiesen acabado primeros. Pero luego, los mismos hinchas silbaron y abuchearon a los jugadores albos cuando no pudieron revertir el marcador. La tensión creció.

El partido en general fue plano. No hubo muchas emociones por parte de ninguno de los dos equipos, pero sí por parte de la hinchada alba, que comenzó a protestar ante la falta de gol de su equipo.

Desde el pitazo inicial, el conjunto del DT Edgardo Bauza no demostró claridad en su juego. Sin embargo, el volante Patricio Urrutia, quien volvió a ser titular luego de cuatro meses de ser suplente, comandó el medio campo albo y le dio movilidad.

La ‘U’ dominó el duelo, mantuvo el esférico de su lado. Urrutia remató al arco en dos ocasiones , aunque sin puntería , al igual que el argentino Ezequiel González, a quien el arco también se le cerró y volvió a ser el blanco principal de la silbatina de la barra blanca.

El afán de alcanzar el gol por parte del local dejó muchos espacios atrás, de lo cual se aprovechó Olmedo por medio de los contragolpes. En el ‘Ciclón’ también destacó el portero Robinson Sánchez, que atajó varios remates.

Cuando el cronómetro marcaba el minuto 30, el delantero del equipo riobambeño, Marco Romero, enmudeció a la Casa Blanca al anotar tras un error de la ‘U’.

El defensa Diego Calderón, en un intento por despejar el balón, lo retrocedió al arquero Alexander Domínguez. ‘Dida’ se encontraba mal ubicado, rechazó con desacierto el esférico y Romero, atento a la jugada, lo pescó y remató con la pierna zurda. Fue el gol de apertura del marcador y el que comenzó a cerrar las esperanzas de Liga de alcanzar la final.

Las posibilidades de Liga se desvanecían pero los albos siguieron intentando anotar. Si bien Néicer Reasco, con sus arremetidas por el sector derecho, generó opciones de gol, no hubo nadie que las concretara en el área.

Para el segundo tiempo, el ‘Ciclón’ salió decidido a mantener el marcador. El técnico Dragan Miranovic solo presentó un cambio en la zaga: Gustavo Nazareno por Omar Ledesma, con lo cual cerró más sus líneas.

En cambio, en Liga, Bauza realizó dos modificaciones. Fernando Hidalgo ingresó a la cancha por Ezequiel González, quien salió abucheado por el público, y Carlos Luna por Marlon Ganchozo. Ninguno de los dos titulares fue desequilibrante, por lo cual Bauza decidió cambiarlos.

Pese al cambio, el cuadro albo continuaba errado. El encuentro se tornó aburrido y lento.

El hombre más movedizo del equipo visitante fue Romero, quien pese al dominio albo, mantuvo ocupada a la zaga local, especialmente al central Calderón.

Ya para el minuto 72, la ‘U’ tuvo la oportunidad del día, tras una falta de Pedro Gámez sobre Miler Bolaños dentro del área. El árbitro Diego Lara decretó penal y los capitalinos volvían a creer en una posible remontada.

El argentino Hernán Barcos fue el encargado de ejecutarlo, y tras un fuerte disparo al costado derecho del arco, Liga empató el encuentro.

Sin embargo, eso no bastó, pues los resultados de los otros partidos ya no ayudaban. Emelec se imponía 2-0 a Espoli, en el Capwell, y se adueñaba de la punta de la tabla de posiciones.

Entonces, durante los últimos minutos, el ‘Patón’ lucía más impaciente, inquieto por la poca efectividad en el ataque de la ‘Bordadora’, y frustrado por el resultado que dejaba a su equipo sin un cupo directo a la final del torneo local y sin la clasificación a la Copa Libertadores 2012.

Mientras que Olmedo se limitaba a defenderse, Liga continuaba con sus intentos de ataque, pero Sánchez seguía en estado de gracia. Saltó, se estiró y atajó cuantos remates llegaron por medio de Urrutia, Barcos y Reasco.

Los 90 minutos concluyeron y el resultado no varió. Los jugadores de Liga salieron silbados y con un peso sobre sus hombros. El cuadro universitario sumó 40 puntos con +16 de gol diferencia, por delante del Deportivo Quito y acabó segundo. Un puesto que, en realidad, no sirve ni para consuelo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)