23 de June de 2013 15:08

Efraín Araneda, el chileno que juega en la Seleccion de fútbol de Tahití

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0

Debutó en primera división en Bélgica antes que en su natal Chile. Pasó por grandes como Católica y Cobreloa, para terminar como guía de turismo en la paradisiaca Tahití durante 13 años y, por sí algo faltara, también como seleccionado de fútbol, de este minúsculo archipiélago de Oceanía. Efraín Araneda, de 34 años, tiene una historia por contar.

¿Por qué fuiste a parar allá?

Una experiencia extraña. Elegí un destino ajeno al fútbol, pero no me arrepiento porque mi familia está muy bien, vivimos en un paraíso.

¿Qué pasó que no alcanzaste a jugar la Copa?

Me rompí los ligamentos cruzados en la fase previa, pero como premio me trajeron. Hasta me dieron mi número, el 24. Me dejaron vivir este sueño.

 ¿Cómo se vive adentro?

Es divertido. Yo  viví en Chile, la ilusión por un equipo nuestro que puede ir a un Mundial. Pero ellos no, por eso no se dan cuenta de la magnitud del hecho.

 ¿Qué trayectoria tienes?

Jugué en Católica, soy de la época de Milovan Mirosevic, Patricio Galaz. Antes me formé, en menores, en Colo Colo y Cobreloa. Pero debute en Primera en el Visse de Bélgica.

 ¿Cómo así fuiste a parar en Tahití?

La experiencia en Bélgica me convenció que si en Chile no juegas en los grandes, no puedes ganar mucho dinero, entonces busqué calidad de vida para mi familia.

 ¿Por qué eres guía de turismo?

Es que en Tahití el turismo es el primer ingreso nacional y hablar español me abrió las puertas.

 ¿En qué consiste tu trabajo?

Recibo a la gente que va a hacer tours, a los de habla hispana, les explico sus programas, todos los detalles.

 ¿Quien te llevó a un destino tan inhóspito?

No es tan lejos Tahití de Chile, esta a 10 horas de vuelo, y una tía mía vivía allá,aparte ya había un par de compatriotas en el fútbol amateur.

 ¿Extrañas algo?

Si, a mi familia. También las costumbres, pero gracias a mi trabajo puedo viajar un par de veces al año. Se extraña la comida también, pero en Tahití estoy en casa, mi hijo tiene beneficios en la salud, la educación...

 Extrañas el profesionalismo  también...

Claro, ya cuando estás adentro, al dejarlo cuesta.

¿Crees que podrías jugar otra vez en primera?

No, pero volveré a Chile como entrenador.

Por el nivel que tienen tus compañeros, ¿en donde podrían jugar en Sudamérica?

Hay muchachos con nivel para Primera, Segunda División en Chile. De hecho, estoy ayudando a un par para que puedan viajar.

 ¿Qué tan lejos están de Nueva Zelanda, el mejor equipo de su continente?

No tan lejos. Que nosotros estemos acá y ellos no, lo demuestra.

 ¿Algún compañero tuyo que haya ido a Ecuador?

¿Galaz? No... (piensa)... Mauricio Donoso, con él estuve en Cobreloa, en la Sub 17.

 Mira que en Ecuador le fue bien, es recordado, aunque era un poquito indisciplinado. ¿Ya en ese entonces era así?

Me parece, me parece (se ríe)

 ¿Qué referencia tienes del fútbol ecuatoriano?

Seguí siempre la Copa Libertadores, recuerdo a Barcelona, la Liga de Quito que perdió la final de la Sudamericana con la U de Chile.

¿Esta copa les servirá para mejorar?

Es la idea, que este sea nuestro trampolín, que se dote de medios económicos al fútbol, figúrate que el estadio más grande tiene 13 mil localidades.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)