Tiempo de lectura: 4' 24'' No. de palabras: 693

Hernán Barcos festejó el primer año de su hijo Emilio, nacido en Ecuador, con un asado y con sus nuevos amigos Adalberto Román y Jorge Valdivia, el domingo pasado en Sao Paulo.

El paraguayo Román y el chileno Valdivia son las nuevas amistades del delantero argentino desde que se instaló en la ciudad brasileña, el 19 de enero. Ese día, el ‘Pirata’ arribó a Sao Paulo como nuevo refuerzo del Palmeiras.

Desde esa fecha, no ha decepcionado. El ex goleador de Liga de Quito ha entablado amistades y se ha convertido en artillero del ‘Verdão’: en siete encuentros ha concretado cinco anotaciones.

¿Cuál ha sido la clave para mantenerse como titular? “En Brasil me han tratado muy bien desde que llegué. La gente de acá es igual de amable que la de Quito. El camerino del Palmeiras también es agradable y, por eso, he tenido confianza para jugar y rendir”, dice el goleador, a través de la línea telefónica, en un contacto con este Diario.

Antes de abandonar Liga estaba convencido de que triunfaría en Brasil. Con los albos ganó la Recopa del 2010 y el título nacional de ese año. Además, alcanzó la final de la Sudamericana del 2011. Por eso, pidió a los dirigentes albos que aceptaran la propuesta del Palmeiras.

LDU transfirió el 70% de sus derechos por una cifra cercana a los USD 3,5 millones. El contrato que une al gaucho con el plantel brasileño durará tres años.

La contratación la pidió Luiz Felipe Scolari, el entrenador del plantel de Sao Paulo. Esto también ha sido clave en su adaptación. “Él (Scolari) ha sido sincero conmigo, me ha brindado confianza y me ha pedido que juegue en el centro del ataque”.

Esa confianza también se ha evidenciado durante los partidos. En un cotejo, Scolari ordenó que Barcos pateara un penal y el ‘Pirata’ no decepcionó al convertirlo.

El atacante de 27 años se muestra cauto con su rendimiento. Este año, su equipo juega el torneo Paulista y disputará la Copa de Brasil y el ‘Brasileirão’, el torneo más importante.

Por ello, dice que debe mejorar para, además, ser tomado en cuenta para algún día jugar en la Tricolor. Para ello, continúa con los trámites de naturalización en Ecuador. “En Quito me ayudan el ministro José Francisco Cevallos y la gente de Liga. Todos los días llamo a Quito para averiguar cómo marcha el trámite”.

Eso sí, admite que se adapta a un nuevo esquema. “El técnico practica un sistema diferente al de (Edgardo) Bauza. Acá jugamos con dos puntas. Pero tengo abastecimiento de los laterales”.

Sus familiares están felices con el rendimiento del ariete. Su esposa, Cristina Jiménez, y sus hijos Abril (3 años), y Emilio (1) siempre están atentos a los partidos.

La familia reside en una vivienda ubicada a 30 minutos de Sao Paulo. “La casita tiene piscina, parrilla y es amplia. Mi esposa y mis hijos están contentos por esto y disfrutando la experiencia”, se sincera el ex atacante albo.

La adaptación a la ciudad tampoco ha sido un problema. Reconoce que le cuesta entender algunas palabras del portugués, pero “no me hago problema y tengo un diccionario”. Para acudir al sitio de entrenamiento utiliza un GPS en su nuevo automóvil.

Sus equipos

Racing

Hernán Barcos debutó en el fútbol profesional el 13 de agosto del 2004, con el Racing frente a Argentinos Juniors, en el país gaucho.

En el 2005 fue transferido al Guaraní.

Olmedo

El ‘Pirata’ actuó en el Olmedo de Ecuador entre el 2006 y el 2007. En 43 partidos jugados marcó 26 anotaciones y fue el goleador del equipo.

Serbia y China

En el Estrella Roja de Serbia jugó entre el 2007 y 2008. Luego, fue a Club Atlético Huracán de Argentina. En el 2009 jugó en el Shanghái Shenhua
y el Shenzhen chinos.

Liga de Quito

Llegó a Liga en el 2010. A inicios del 2012 fue transferido al Palmeiras de Brasil. Con los albos hizo 38 goles en 64 partidos y ganó un título local y uno internacional.

Califique
2
( votos)