21 de June de 2012 16:05

Damián Manso, ¿traidor o figura?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Otra vez, Damián Manso se va de Liga sin cumplir con su tarea. Como ocurrió en el 2009, cuando se lo necesitaba para la Copa Sudamericana, tomó sus tereques y se fue a México. Esta vez se va para Medio Oriente y ni siquiera jugará el duelo con Deportivo Quito a pesar de que los puntos son necesarios, urgentísimos, para que la U se clasifique a un torneo internacional en la segunda mitad del año y salve esta deplorable fase. Es un indolente, lo más parecido a un mercenario que se mueve según el ritmo de la caja registradora, siempre al mejor postor.

Pero también es verdad que, aunque no ha estado en un óptimo nivel, es de los que mejor jugaba en ese tren descarrillado llamado Liga. Solo hizo un gol este año, pero mostró el fino pie que tiene al levantar excelentes centros, algunos convertidos en gol y otros, la mayoría, cruelmente desperdiciados. Marcó poco pero mostró buenas cosas en el ataque. Perderlo es, a la larga, una nueva derrota para la dirigencia alba, porque era una figura, un maestro en su oficio.

Manso, a la final, también bota a Liga porque no tiene manera de ganar en la pugna con el combo trinquero que existe en el plantel. Su salida puede oxigenar un poco el camerino de cara a la segunda fase. Manso no estaba cómodo con Méndez. No se entendían, no se daban la pelota. Mucho ego para una sola cancha. Liga era un avión con dos motores que no estaban lubricados. Sin Manso, Liga pasa a tener un solo motor. ¿Bastará Méndez para impulsar a Liga hacia la victoria? Se verá.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)