11 de June de 2013 19:17

Colón y los miedos de Rueda

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Nunca sabremos si Álex Colón pudo haber logrado que Ecuador le ganara a Argentina. Pero, si había algún cotejo en que el astro del Deportivo Quito debía entrar, era justamente este. ¡Este! El mejor jugador del Campeonato, el que conoce cada centímetro del Atahualpa, el que traslada y suelta la pelota con precisión, el que ha logrado que ese monumento a la bancarrota que es la AKD pelee con dignidad en la Serie A, debía entrar. Pero no: Rueda se llenó de miedo, de pánico, y se apegó a un libreto un tanto extraño que no le resultó.

Colón es más que Saritama, sin duda. Desde que el ‘Sari’ está en Liga, su nivel ha sido discreto. En lugar de ser el referente que la U esperaba, se ha contagiado de la inoperancia de los Bauza Boys. No estaba para cambiar la cara a un Ecuador que corrió mucho, que lo dejó todo, que no merece reproches por su mística (excepto por su eterno pecado de dejarse hacer goles tan pronto), pero que necesitaba un mejor reparto de la pelota. La realidad de Saritama es diametralmente opuesta a la de Colón. Pero entró el que menos rinde en la Serie A de los dos.

Rueda, que se quejó del juez (quien perdonó la roja a Alexander Domínguez), también hizo entrar a Renato Ibarra, quien esta vez defraudó. No se enganchó con el cotejo y su inclusión generó que los argentinos comenzaran a contragolpear con peligrosidad. La expulsión de Mascherano puso freno al ímpetu de los visitantes, que al final fueron más discretos de lo que podía esperarse de un aspirante a la corona mundial.

En la decisión más extraña, Rueda metió a Anangonó, ¡a Anangonó!, en el minuto 89. Increíble: Felipao jugó todo el cotejo con media pierna y el entrenador decide, en el ocaso del cotejo, meter a un delantero que tampoco es un dechado de virtudes. Si pensaba contar con él, debió hacerlo ingresar al menos al minuto 70 por Caicedo. ¿Qué podía hacer Anangonó con un tiempo tan escaso?

Rueda comienza a ser responsable de sucesos que no eran frecuentes, como recibir goles de camerino, perder en Lima y dejarse robar puntos en Quito. El cotejo con los albicelestes fue muy parecido a las épocas del vizuetismo, cuando la Tricolor corría mucho, imponía su fuerza pero ganaba poco. El mismo Rueda se preguntó una vez cuál Ecuador era preferible, el de Vizuete o el del ‘Bolillo’, que corría menos pero anotaba  y ganaba más. En este punto, ¿cuál es el Ecuador que se necesita? Obviamente, el que gane, más allá cuánto corra.

Finalmente, la Tricolor es dueña de su destino. Está en zona de clasificación y quedan cuatro cotejos para ratificar que merece, pese a estos signos de miedo, estar en Brasil. Barranquilla luce inexpugnable, pero no tanto La Paz ni Santiago. Sería terrible acabar en zona de repesca.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)