20 de May de 2013 00:03

El 'Chucho' impone su estilo personal

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Curiosamente, Christian Benítez detestaba los tatuajes. Era de aquellos que criticaba a las personas que los portaban. Ahora, él los luce y se los besa con orgullo cada vez que marca un gol.

Pero no es por gusto o moda. Él lo hizo para exponer ante la afición y las cámaras su cariño por personas que marcaron su vida y para expresar sus satisfacciones.

Primeramente, en el 2007, tras su primera temporada en el fútbol azteca en el Santos Laguna, volvió al país con el número 11 tatuado en su espalda.

Javier Guerrero, uno de los primos con quien se crió en la infancia, lo recuerda claramente. "Él odiaba los tatuajes. Decía que le parecían feos, que no entendía por qué las personas dañaban así su cuerpo. Y un día volvió con tremendo tatuaje".

Ese número es su favorito. Lo lució en El Nacional y también lo pidió en el cuadro lagunero, con su apodo 'Chucho' abajo. Eso lo motivó a perpetuarlo en su cuerpo. Luego, los nombres de sus hijos Fabiano Robinho, Roger Cristiano, Emmily Guadalupe y Xiomara aparecieron en diferentes partes, junto con el de su esposa, Liseth.

"Yo, en eso no me meto, aunque no me gusta. Un día vino con ese 11 dibujado en la espalda, pero yo no pude hacer nada porque ya es un adulto", dijo con un tono alegre su abuela materna, Dorci López.

Cristiano y Emmily están en su espalda, a la altura de los pulmones. Las letras están escritas verticalmente. Encima está tatuado el 11 que defiende con el América y con la Tri. Mientras que en su brazo están presentes sus otros amores.

Su devoción también está representada con una Virgen de Guadalupe que se hizo dibujar en el brazo izquierdo.

Otro gusto estrafalario que adquirió fue el corte de cabello. En el 2007 también sorprendió cuando apareció con el 11 dibujado en la parte posterior de su cabeza..

"Igualmente, de repente apareció con ese corte. Todos esos gustos le nacieron en México. Mientras estuvo aquí en el país jamás pensó en eso", resaltó su primo Jefferson. Mientras que Javier reaccionó jocosamente: "Ve, este loco, ya se ha tatuado y se ha hecho ese corte".

A su abuelita tampoco le agrada la idea de verlo con esos cortes con diseños y tribales, que hasta el momento mantiene. Aunque, un tiempo se dedicó a hacerse trencitas, mientras aún militaba en el Santos Laguna.

Javier recuerda que cuando la carrera de 'Chucho' aún era naciente, decía que quería tener trencitas como Ronaldo. A eso, su primo le respondió que debía ser auténtico, tener su propio estilo.

Finalmente fue así. Hoy Benítez impuso un estilo visual, que se complementa con su gusto por el baile en el banderín del tiro de esquina en cada celebración de gol.

La finalísima lo espera...

Los medios mexicanos volvieron a destacar el aporte del ecuatoriano para la victoria del América.

"Benítez se llevó nuevamente los aplausos", fue uno de los titulares del tradicional diario deportivo Esto.

Diario ­Récord ilustró su portada de ayer con el festejo del compatriota. "Volvió el América", dicen.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)