15 de December de 2013 00:02

La ‘Capira’ dejó sin ilusiones a sus escoltas y volvió a la Serie B

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Cinco minutos duró la ilusión de Clan Juvenil y Rocafuerte por ascender a la Serie B. Ambos clubes salieron ayer al estadio de Sangolquí, aferrados a la esperanza de que Liga de Portoviejo caiga en su visita al Cumandá, en Puyo (Pastaza).

La esperanza se derrumbó enseguida y en la última fecha de los hexagonales de ascenso a la Serie B se confirmó que los dos cupos para el 2014 fueron adjudicados al Delfín y a la Liga de Portoviejo. Ambos equipos son manabitas.

El Clan de Rumiñahui (Pichincha) y el Rocafuerte de Esmeraldas dependían de una caída de la ‘Capira’ para tratar de ser primeros en la última fecha. Pero con el tempranero triunfo de los portovejenses, la fiesta en Sangolquí perdió color. El ánimo se fue apagando porque el gol de los manabitas se hizo eco en las radios y para conseguir el milagro de subir era necesario que cualquiera de los dos anotarán más de ocho goles.

Cuando se jugaban 10 minutos del primer tiempo otra vez hubo el eco de un gol en el Puyo y todo estaba sentenciado.

Aferrados a algún milagro los de Sangolquí celebraron el primer gol del partido anotado por Patterson Arroyo, a los 20’, como resultado de una gran jugada individual. En la acción resultó golpeado el delantero autor del tanto.

José Luis Espinel, el árbitro central del compromiso, consideró que hubo agresión y expulsó al golero Darío Batallas, de Rocafuerte. Los esmeraldeños se quedaron con 10 jugadores y el DT John Cagua pidió tiempo hasta que calentara el golero suplente.

El partido se detuvo nueve minutos mientras se realizaba la variante del guardameta y allí se enteraron que solo jugaban por ser segundos en el hexagonal dos. Fue curioso que ambos equipos se formaron en circunferencia para conversar y darse ánimo en el tiempo de paralización.
Con el reinicio del cotejo, el Rocafuerte consiguió la igualdad mediante tiro penal cobrado por Augusto Sevillano.

En el segundo tiempo se repitió la escena. Arroyo, a los 12’, puso el 2-1 a favor del Clan, pero minutos después caía la noticia de que Liga de Portoviejo también ganaba 3-0 y que, por consiguiente, se confirmaba el regreso de la ‘Capira’ a la Primera B, al cabo de tres años.

En el final, Arroyo puso el tercer gol en favor del Clan para el 3-1 definitivo, pero ya no alcanzó para subir sino solo para festejar que fueron segundos en su grupo, pero por gol diferencia.

Juan Cevallos, presidente del Clan, dijo que los hinchas del Clan festejaban porque “somos campeones de la honestidad”. El directivo cuestionó que se hayan dado goleadas que fueron determinantes en el gol diferencia y que influyeron en el ascenso de Liga de Portoviejo.

Valencia, el goleador

  • La  ‘U’ portovejense  cerró como primero con 24 puntos y un gol diferencia positivo de 24. El Clan hizo el mismo puntaje, pero con un gol diferencia de 16 tantos.
  • El clásico manabita  Liga de Portoviejo-Delfín se jugará, para definir el campeón del torneo.
  • El goleador del  hexagonal fue Nilo Valencia, del Clan Juvenil. En su cuenta tiene 25 tantos.
  • El entrenador  Paúl Vélez, del Técnico Universitario de Ambato, tambiénestuvo en el estadio de Sangolquí. Llegó para observar jugadores de ambos clubes.
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)