21 de May de 2012 00:25

El ‘Cabezón’ puso la emoción

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Pablo Palacios no marcaba desde el 20 de agosto 2011, cuando vestía la camiseta del Barcelona. Le hizo un gol al Imbabura. Desde ese tiempo hasta el pasado sábado se había convertido en un jugador de bajo perfil. Pero el maleficio de la falta de gol terminó ayer.

El ‘Cabezón’ Palacios fue la figura del encuentro frente al Técnico Universitario, después de anotar dos de los tres goles con los que Emelec derrotó a su rival, en el estadio Bellavista de Ambato.

El primer tanto lo marcó al minuto 62’, cuando los hinchas del ‘Rodillo Rojo’ festejaban un triunfo prematuro, pues hasta los 54, el dueño de casa se imponía 2-0.

Palacios llegó al estadio Bellavista en calidad de suplente. La falta de gol y la presión de la hinchada eléctrica obligaron al técnico Marcelo Fleitas a hacer cambios, a apostar por un sistema más ofensivo. Así fue como el ariete ecuatoriano ingresó a la cancha al minuto 59, reemplazando al defensa juvenil Eddie Corozo.

Solo tres minutos transcurrieron desde que Palacios pisó el gramado, hasta que logró vencer al golero argentino Sebastián Blázquez. En ese momento, la hinchada azul, que fue superior a la del ‘Rodillo Rojo’, saltó de la algarabía, encendió unas velas y esparció varios kilos de papel picado.

El gol de Palacios y el apoyo de los seguidores levantaron notablemente el nivel de juego de Emelec y el ánimo de sus jugadores y del estratega Fleitas, que hasta el minuto 62, lucía serio, molesto, inmóvil en la zona técnica.

Antes de que llegara el gol del ‘Cabezón’, el ‘Bombillo’ estaba perdido en la cancha del Bellavista. Los delanteros Luciano Figueroa y Marlon de Jesús no se entendieron nunca. Por la impotencia de ver el marcador en cero, ambos intercambiaron palabras. Figueroa le reclamó por un mal pase que pudo convertirse en gol.

El mismo llamado de atención le hizo Fleitas al juvenil Corozo. “No así”, gritó el estratega desde la banca de suplentes.

El rendimiento de Emelec parecía al que mostró en partidos anteriores cuando iba perdiendo y remontaba los marcadores, como sucedió en la Copa Libertadores.

Técnico Universitario, en cambio, estaba en su mejor momento. Hasta el minuto 54 ya había anotado dos tantos.

El primero nació en los pies de Luis Santana (44’) y el siguiente en los de Álex Colón. Este último, a quien dicen el ‘Conquistador’, también colaboró en la anotación de su amigo. Aunque el ‘Rodillo’ no exhibió un nivel sorprendente, la garra de sus jugadores bastó para poner en apuros al rival. Esto fue hasta cuando iban 2-0. Después le costó sobreponerse.

Colón, Víctor Valle y Santana fueron los hombres más peligrosos con los que contó el técnico uruguayo Mario Saralegui.

De esos tres futbolistas, precisamente, se desprendieron los destellos de un juego llamativo, que agradó a sus seguidores.

Ese panorama terminó cuando Saralegui sacó de la cancha a Valle y Santana, y decidió jugar con los delanteros Alfredo Ramúa y Wilfredo Vinces. Pero ninguno de los dos causó molestias.

Renovados con el gol de Palacios, Emelec se dedicó a emparejar el marcador. Figueroa se reencontró con el gol y el ‘Cabezón’ hizo que los hinchas de su club originaran una fiesta en Ambato, con el tanto del triunfo.

En esa algarabía, Figueroa también fue ovacionado. El ‘Pelado’ anotó el segundo tanto después de escapar de la marca de los volantes y defensas rojos. En ese instante se olvidó del dolor que sentía en su brazo derecho. Esa molestia la adquirió después de chocar con un rival en la mitad de la cancha. Ese profesionalismo fue elogiada por su entrenador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)