19 de March de 2013 17:40

Brasil-Italia, un partido con sabor a final del Mundial

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Brasil e Italia se enfrentan el jueves en un amistoso en Ginebra (Suiza) que servirá de ensayo para su enfrentamiento de junio en la Copa de las Confederaciones y que es ante todo un clásico del fútbol, que se ha dado incluso en dos ocasiones en la final del Mundial.

En ambas ocasiones, en México-1970 y en Estados Unidos-1994, fueron los brasileños los que terminaron levantando el trofeo de campeón.

Antes del partido en Ginebra se han enfrentado en un total de catorce ocasiones en categoría absoluta, con ventaja brasileña por 7 triunfos a 5, además de dos empates.

Cinco de los enfrentamientos anteriores fueron en fases finales del Mundial y allí los italianos ganaron en dos y los brasileños salieron victoriosos en tres, una de ellas por penales, en un partido que computa oficialmente como empate.

"Un Brasil-Italia es uno de los principales clásicos del fútbol. Entre los dos sumamos nueve títulos mundiales, hemos hecho historia. Como partidos memorables están las dos finales del Mundial, en 1970 en México y en 1994 en Estados Unidos. Italia siempre merece respeto", comentó el entrenador Luiz Felipe Scolari, según recoge el club suizo Servette, que presta su estadio para este amistoso, en su sitio de internet.

El Mundial de México-1970 se recuerda como uno de los grandes momentos históricos no sólo de la Seleçao sino del fútbol, por el impresionante equipo entrenado por Mario Zagallo y comandado por Pelé que ha marcado época y que arrolló 4-1 a Italia en aquella final.

En un marco de excepción, el estadio Azteca, los goles de Pelé, Gerson, Jarizinho y Carlos Alberto permitieron a la verdeamarilla llevarse el trofeo Jules Rimet.

El otro duelo entre brasileños e italianos en la final de un Mundial se dio en 1994, en el estadio Rose Bowl de Los Ángeles.

Tras una dura batalla física bajo el sol californiano, el partido terminó con empate 0-0 y el título se decidió en la tanda de penales, donde los fallos de Franco Baresi, Daniele Massaro y Roberto Baggio dieron al equipo brasileño el cuarto de sus cinco títulos mundiales.

En el banquillo de aquel equipo estaba Carlos Alberto Parreira, actualmente coordinador de selecciones de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) .

El primer Brasil-Italia en un Mundial había llegado 56 años antes, en la edición de Francia-1938, cuando ambos jugaron en semifinales en Marsella, con victoria 2-1 para los europeos, con tantos de Gino Colarssi y Giuseppe Meazza. El gol de Romeu al final, en el 87, sólo sirvió para maquillar el revés brasileño.

Los otros dos enfrentamientos entre ambos llegaron entre las finales de 1970 y 1994. En Argentina-1978, se vieron las caras en el duelo por tercer puesto, en el estadio Monumental de Buenos Aires, con triunfo sudamericano por 2-1.

Cuatro años más tarde, en España-1982, el partido fue en el actualmente desaparecido estadio barcelonés de Sarriá y allí la victoria fue para Italia, 3-2 en su grupo de la segunda fase.

La Nazionale acabó líder de ese grupo y terminó ganando el Mundial. En el partido ante los brasileños la estrella fue Paolo Rossi, autor de los tres tantos, haciendo inútiles los esfuerzos de su rival, donde marcaron Falcao y Socrates.

Además de los cinco enfrentamientos mundialistas, otros dos antecedentes tienen carácter oficial en las estadísticas de la Federación Internacional (FIFA) , los dos jugados en la Copa de las Confederaciones, en Francia-1997 (3-3) y en Sudáfrica-2009 (3-0 para Brasil). En junio, en la Confederaciones-2013, Brasil e Italia coincidirán en la fase de grupos y se enfrentarán el 22 de junio en Salvador de Bahía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)