14 de June de 2012 00:04

Boca Juniors quiere hacer respetar su tradición copera como local

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Esta noche, a partir de las 20:10 (18:10 de Ecuador) Boca Juniors comenzará a escribir las páginas finales de un año que puede ser histórico y ser el único equipo del fútbol argentino en ganar una triple corona.

Boca enfrenta a la ‘U’ de Chile en las semifinales de la Copa Libertadores. La ‘U’, dirigido por el técnico argentino Jorge Sampaoli, es uno de los mejores equipos del continente en la actualidad.

Pero la estirpe copera del cuadro ‘xeneize’, que ganó por última vez en el 2007, es la gran confianza de su popular hinchada, según dijo el DT Sampaoli.

“La Copa es la prioridad del grupo”, dijo el delantero Pablo Mouche. Siempre ha sido esa la prioridad de la institución boquense desde los tiempos en que Carlos Bianchi se hizo cargo de la dirección técnica (1998) y con quien ganó tres Libertadores (perdió una) y dos Intercontinentales.

‘Los bosteros’, apodo peyorativo del equipo que los hinchas asumen como propio, atienden dos frentes más: a dos fechas de la finalización del Torneo Clausura, son los líderes. Por si faltara poco, jugará ante Racing la final de la recién fundada Copa Argentina.

Con tres títulos a la vista, la gloria está cerca, pero también el infierno. En el mundo Boca sobrevuela el fantasma del Apertura 2006, cuando a dos fechas de terminar el torneo era el líder con cuatro puntos de diferencia. Finalmente, perdió el campeonato ante Estudiantes.

Por eso, la gran discusión futbolera en los medios de Argentina de estos días gira en torno al triunfalismo: no ganar es un fracaso. Los mismos jugadores lo sienten. “Con esta camiseta solo vale ganar”, dijo Pablo Mouche.

Si de fútbol se trata, no parece ser esta la mejor versión de Boca Juniors. A pesar de ser punteros y si de algo sirve la tradición copera, el favoritismo para el cuadro dirigido por Julio César Falcioni no inclina demasiado la balanza.

De ganar las tres cosas se ubicaría entre las mejores del mundo. La derrota, en cambio, supondría no solamente un dolor deportivo, sino un ajuste económico en el equipo y también se verá cómo algunos jugadores abandonarían el equipo este año.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)