31 de May de 2010 00:00

Barcelona logró un empate y se mantiene como único puntero

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Luis Cheme.

Barcelona perdió ayer nuevamente la oportunidad de ampliar su ventaja en la punta de la tabla de posiciones al empatar 0-0 con el Manta, en el estadio Jocay.

Los dirigidos por Juan Manuel Llop llegaron a Manta con la consigna de recuperar los puntos perdidos la semana pasada en el estadio Monumental, tras el empate ante Liga de Quito.Sin embargo, ni las individualidades de Matías Oyola, Luis Bolaños y Ricardo Noir fueron suficientes para vulnerar la marca que ejercieron los atuneros, en la mitad de la cancha.

El partido tuvo muchas imprecisiones, a los dos equipos les costó dominar las acciones y el resultado fue un juego poco vistoso. Pese a ello, los toreros se fueron felices de la cancha, pues aún mantiene el liderazgo de la tabla.

El técnico Juan Manuel Llop, quien salió expulsado a los 80 minutos por ingresar a la cancha, se mostró satisfecho por el resultado. Lo considero justo. Sin embargo, el entrenador sufrió mucho durante el compromiso.

Cada vez que sus jugadores fallaban una oportunidad de gol, gritaba exageradamente y abandonaba la zona técnica para recriminarlos continuamente.

Manta, en cambio, intentó presionar a Barcelona en su propia cancha. El director técnico Fabián Bustos ordenaba a sus jugadores que presionaran continuamente y que no dejaran que los volantes ofensivos toreros recibieran con facilidad el esférico.

Sin embargo, el equipo atunero no pudo adueñarse de la pelota, ni presionar a su rival, que intentó ser más ofensivo y adueñarse del balón. En esa labor, Matías Oyola era el jugador más importante.

Luis Bolaños era otro de los llamados a generar juego en el medio campo torero. Desde la zona técnica, Llop le pedía continuamente: “toquen y roten el balón por todo el ataque”. Sin embargo, el ‘Chucho’ estuvo inexpresivo ayer. Por ello, en el segundo tiempo, fue reemplazado por Vinicio Angulo, en un intento por mejorar los ataques toreros.

En las gradas, 10 000 hinchas que llegaron desde Portoviejo, Chone, Rocafuerte, Bahía de Caráquez y Guayaquil para apoyara al ‘Ídolo’, seguían atentos el desempeño del equipo.

Barcelona no era profundo en su juego, pero tampoco sufría contratiempos. Manta, que no pudo contar con Maximiliano Bevacqua, uno de los goleadores del equipo, apeló a Martín ‘Buitre’ Mandra como su único ariete.

Sin embargo, el delantero argentino no tuvo una jornada feliz. Nunca recibió un balón en profundidad, por el buen trabajo en la media cancha torera de Dennis Quiñónez y del capitán del equipo, Fernando Hidalgo.

La idea del técnico Bustos era que el argentino Nicolás Ianni sirviera de enlace entre los volantes y Mandra. Sin embargo, el ‘Buitre’ siempre perdió en sus duelos con José Luis Perlaza y Jefferson Hurtado, los centrales toreros.

Como se priorizó la marca, la primera jugada de riesgo que generó el Manta recién fue a los 22 minutos, cuando Diego Macías perdió en el mano a mano con el golero Máximo Banguera.Los técnicos jugaron un partido aparte. Llop y Bustos cuestionaron constantemente las decisiones de los jueces de línea y del árbitro central.

Llop, con su característica camiseta amarilla y chaleco rojo, caminó en la zona técnica de un lado a otro. Sus reclamos hicieron que el cuarto árbitro le llamara la atención constantemente.

La actitud de Bustos fue similar. El técnico, que usó una camisa blanca y pantalón de casimir, arengaba continuamente a sus jugadores y se desesperaba al no encontrar respuestas de parte de su equipo en la cancha.

La tónica en la segunda etapa no varió. El entrenador Llop dispuso el ingreso de Luis Miguel Garcés para tener mayor dinámica en el medio campo, pero su labor no sobresalió. Tampoco fueron determinantes los ingresos de Juan Samudio, pedido por la hinchada desde las gradas, ni de Angulo.

En los minutos finales, los dos equipos tuvieron oportunidades para llevarse el triunfo. Sin embargo, el empate le sirve

a Barcelona para seguir como líder de la primera etapa del Campeonato.

La figura

Francisco Caicedo guió a su equipo

El arquero atunero impidió tres oportunidades claras de gol de Barcelona. Lideró a su zaga desde el fondo y motivó constantemente a sus compañeros. Al final, fue un técnico más dentro del campo de juego.

La contrafigura

Luis Bolaños pasó desapercibido

No gravitó en el medio campo. Tardó en tocar el balón y erró en los pases. Probó de media distancia y con balón detenido, pero todos sus remates salieron desviados. Salió por Vinicio Angulo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)