12 de August de 2010 00:00

Barcelona juega por la Copa en una cancha de césped artificial

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Esteban Ávila

El estadio Mansiche de Trujillo es uno de los pocos recintos profesionales que cuenta con césped artificial en el Perú. Los otros estadios son el Elías Aguirre de Chiclayo y el Max 4 de Iquitos.

Este cambio del pasto natural al sintético fue auspiciado por la FIFA para el Campeonato Mundial Juvenil Sub 17 del 2005, como un proyecto piloto. El estadio Nacional de Lima también tuvo esta superficie, pero en su última remodelación fue removido para volver a la hierba natural.

En el caso del estadio donde juega hoy Barcelona, la sensación que se tiene al pisarlo es la de una alfombra común y corriente, pero en la que no es posible apoyar el talón y amortiguar, como en el césped natural.

En el cuadro local, esa cancha no es muy apreciada. El DT uruguayo Mario Vieira es el que más reclama. El colombiano Héctor Hurtado (la estrella del equipo) dijo que demoró tres meses en adaptarse a este terreno.

“Hubo una época en que se lesionaba un jugador por semana por entrenar aquí”, dice Jorge Andrés López, corresponsal en Trujillo de diario Depor de Lima, quien sigue la campaña de Vallejo. Por eso, el rival de los toreros se entrena en el colegio San José Obrero, de grama natural.

El estadio Mansiche es propiedad del Instituto Peruano del Deporte (IPD), entidad estatal de rango ministerial.

Barcelona llegó prevenido. La utilería cuenta con dos tipos distintos de zapatos para probar cuál es el mejor. Este ensayo lo hicieron en la noche, para el reconocimiento del campo.

Además, usaron zapatillas para evitar cualquier lesión producto de la fricción.

César Vallejo, que nunca ha jugado un torneo internacional, llega optimista para este partido tras ganar con suplentes el pasado fin de semana 1-0 al Melgar de Arequipa, en el torneo peruano.

El técnico uruguayo Mario Viera señaló que para el partido ante Barcelona ubicará a sus mejores jugadores, encabezados por el experimentado volante de creación colombiano Mayer Candelo, para aprovechar los espacios que deje el rival cuando ataque.

“Barcelona se va mucho al ataque y deja espacios atrás que podemos aprovechar”, dijo Viera tras señalar que es hora de que César Vallejo sea reconocido internacionalmente.

Candelo contará con la ayuda del volante peruano Marco Casas, un jugador con experiencia en torneos internacionales.

Las entradas para el partido costaran 40 soles (USD 14) la más cara y 10 soles (USD 3, 50 la más cara). El presidente de Barcelona Eduardo Maruri, dijo a EL COMERCIO que espera entre 300 y 400 hinchas toreros en Trujillo.

Guayaquil está a 10 horas de viaje terrestre, aproximadamente, de la ciudad sede del cotejo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)