12 de January de 2011 00:00

Una auditoría divide a los directivos del fútbol azuayo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El ambiente es tenso en la Asociación de Fútbol del Azuay (AFA). Nadie oculta el distanciamiento que hay entre el presidente de la entidad, Gustavo Toledo, y los directivos Freddy Rivera (vicepresidente), Romeo Sánchez, Hugo Barrera y Lautaro Berzosa (vocales).

Los desacuerdos fueron evidentes la noche del pasado lunes. La polémica creció tras la participación de Toledo y de Rafael Peñaherrera (secretario-gerente de la AFA) en la Asamblea de la Ecuafútbol, del viernes anterior. Lo hicieron, según los reclamantes, sin haber sido designados por el Directorio.

En este punto, Toledo aseguró que el Directorio no autoriza sino nombra. Sánchez pidió de inmediato a Peñaherrera que leyera los artículos relacionados al tema. Allí se aclaró que “los tres delegados serán designados por los directorios de las asociaciones provinciales de fútbol”.

La reunión, que se inició a las 20:06 en las oficinas de la AFA, por poco se frustró. Toledo no quería dar trámite, como primer punto, a una moción de Berzosa, delegado del club Gualaceo. Él pedía la ratificación de todo lo actuado por el Directorio presidido por Rivera, del Tecni Club.

Rivera estuvo al mando de la AFA desde el 18 de octubre hasta el 23 de diciembre, por licencia de Toledo. El Directorio solicitó una auditoría interna a los manejos económicos de la AFA, cuyo borrador se analizará este viernes, desde las 20:00.

Para dar paso al pedido de Berzosa, que hizo hace dos reuniones, Toledo encargó la Presidencia a Rivera por dos minutos. Cuatro votaron a favor y Toledo lo hizo en contra. En las otras sesiones, según Sánchez, el Presidente de la AFA “abandonó la sesión y dejó sin quórum al Directorio”.

Precisamente, el argumento que Toledo dio en la Ecuafútbol es que no se designó a los delegados de la AFA a la Asamblea, porque las reuniones que se iniciaron no se terminaron.

Por otro lado, los dirigentes opositores cuestionan la adquisición de 52 luminarias para el estadio Alejandro Serrano, en un monto de USD 15 000. Se hizo a través de una liquidación de compras, y por eso la Federación Deportiva del Azuay (FDA), que ofreció cubrir la mitad, advirtió que no pagará si no hay factura.

Toledo contó que en uno de los acápites del contrato con la FDAseñala que la AFA entregará una factura de la entidad para descargo del ente federativo. “No se dio paso a ese acuerdo y allí surgieron algunas versiones”.

El presidente de la AFA, quien tiene el respaldo de un solo vocal, Víctor Salamea (club El Cuartel), calificó de ilegal la auditoría y aseguró que hay intereses oscuros de sus opositores. Toledo se mostró tranquilo porque tiene respaldo de la Ecuafútbol.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)