7 de May de 2013 12:32

El Atlético Mineiro de Ronaldinho se encomienda a su fortín para clasificarse

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El Atlético Mineiro de Ronaldinho se encomienda a su fortín, el estadio Independencia de Belo Horizonte, para mantener su ventaja ante el Sao Paulo y lograr mañana su clasificación a los cuartos de final de la Libertadores.

El conjunto dirigido por Alexis Stival Cuca, probablemente el que mejor fútbol está desplegando en Brasil en este inicio de campaña, ganó la semana pasada por 1-2 en pleno Morumbí, con lo que mañana le vale con empatar y hasta con una derrota por 1-0.

Esa ventaja conseguida en la ida otorga una gran tranquilidad al conjunto "mineiro", puesto que no ha perdido un solo partido en Belo Horizonte desde que fue reabierto el estadio Independencia, en mayo del año pasado.

En la presente Libertadores, hasta ahora suma tres victorias en casa, una de ellas, el 2-1 con el que se impuso en la primera fase de la competición al propio Sao Paulo, equipo que no ha ganado ningún partido como visitante.

A pesar de las estadísticas favorables, el técnico Cuca no se confía y pretende alinear a sus mejores figuras, con Ronaldinho a la cabeza y también con el centrocampista Bernard, a pesar de haber sufrido el pasado domingo una luxación en el hombro derecho.

El capitán del equipo, el defensa Réver, dijo que el Atlético Mineiro tendrá "aún más atención" para evitar que el Sao Paulo pueda sorprenderles.

El Sao Paulo acude al partido de vuelta con varias bajas y después del mazazo moral que supuso este domingo su eliminación del Campeonato Paulista ante el Corinthians, que ganó el pase a la final del torneo en los penaltis.

El entrenador Ney Franco no podrá contar con el defensa Lucio, por su expulsión en el partido de ida, ni con Aloísio, el delantero más en forma del equipo, ni el defensa Rhodolfo, ambos lesionados.

El delantero Osvaldo, que sí viajó a Belo Horizonte, también será una duda hasta última hora por los dolores que siente en la cadera debido a un golpe.

Con la enfermería llena, los galones del equipo estarán en manos del mundialista Luis Fabiano y del centrocampista Paulo Henrique Ganso, que tendrán ante sí el reto de hacer el mejor partido de la campaña.

El Sao Paulo fue el peor equipo de los 16 clasificados a octavos y no consiguió ganar ningún partido fuera de casa en la primera fase de la Libertadores.
El ganador de la serie se citará en los cuartos de final con el vencedor de la llave entre el Tijuana mexicano y el Palmeiras.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)