22 de April de 2010 00:00

Arjen Robben fue otra vez el salvador del Bayern Múnich

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Múnich.

Un gol del holandés Arjen Robben le dio ayer al Bayern Múnich alemán un ajustado triunfo por 1-0 sobre el Olympique Lyon, en el partido de ida en semifinales de la Liga de Campeones europea

El juego estuvo marcado por las tarjetas que mostró el árbitro Roberto Rossetti. Las tarjetas de Rossetti, todas justas, no solo dieron color, sino que caldearon el ambiente en el campo y los ánimos de los 66 000 espectadores.

fakeFCKRemoveNo fueron muchas, pero decisivas. A los 37 minutos, Franck Ribéry vio una roja por una descarada plancha al tobillo de Lisandro López, que se retorció de dolor pero pudo seguir. Jeremy Toulalan vio dos amarillas en apenas cuatro minutos, por faltas sobre Arjen Robben y Bastian Schweinsteiger, y se fue a los vestuarios dejando el cotejo en paridad de jugadores, a los 54’.

Las expulsiones marcaron los ritmos. El Bayern había empezado bien con muchas oportunidades de gol, dominando gracias al empuje que germinaba en los pies de Ribéry. Y cuando el francés tuvo su despiste y se fue a las duchas, el juego de los locales perdió su orden.

Hasta ese momento, Lyon hizo su juego como el equipo bien estructurado y organizado que es, capaz de sorprender en cualquier momento.

En superioridad numérica tuvo de pronto todo a su favor, pero a poco de empezar la segunda parte, la salida de Toulalan desinfló por completo a los franceses y el conjunto de Louis van Gaal recuperó el dominio del cotejo.

El premio fue el gol del triunfo a los 69’. Robben entró por derecha hacia el centro con la pelota dominada y remató de zurda para vencer al portero Hugo Lloris. Así, el extremo holandés sigue siendo el garante del éxito bávaro, ya que con los goles decisivos que logró en las rondas previas contra la Fiorentina y el Manchester United, es el artífice del sueño del primer título de campeón de Europa desde el 2000-2001.

A pesar de los festejos, Robben protagonizó un ligero entredicho con Van Gaal, cuando lo cambió por Hamit Altintop, a cinco minutos del final. Robben se fue protestando y Van Gaal se vio obligado a increparle su actitud frente a todo el estadio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)