4 de November de 2013 00:55

Los árbitros no llegaron al juego de Ibarra

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La seguridad de los árbitros que dirigen en Segunda categoría está en entredicho. La noche del sábado pasado entraron a robar el camerino de árbitros en el estadio de Rumiñahui, en Sangolquí, mientras se jugaba el partido entre Clan Juvenil y Cumandá, por el hexagonal de ascenso de Segunda categoría.

A los árbitros les robaron celulares, computadoras portátiles y las maletas con su ropa. Uno de los afectados fue el árbitro Jaime Noblecilla. Él fue el cuarto árbitro en los incidentes ocurridos en Imbabura, la semana pasada, en el partido del Pilahuín Tío.

En Sangolquí, en cambio, fue el árbitro central. Después del robo del sábado, los árbitros pidieron ayuda a la Policía Nacional. Pese al operativo policial no lograron recuperar las cosas.

Este hecho de inseguridad con los árbitros de la Segunda categoría se repitió a semana seguida. Alfredo Intriago, presidente del gremio arbitral, denunció la semana pasada que no hay garantías para los árbitros en Segunda categoría. Lo dijo después de exigir la expulsión del Pilahuín Tío del torneo por la agresión a los árbitros.

Según Intriago, el trato a los árbitros de Segunda no es el mismo que con los de Primera.

El tema será discutido en la sesión de la Federación Ecuatoriana de Fútbol. El gremio arbitral exigirá la expulsión del equipo de Otavalo del torneo y tratarán el tema de seguridad de los árbitros en la Segunda categoría.

En el juego Quito vs. Macará
Los policías custodiaron la seguridad de los apenas 1 800 hinchas y de los árbitros del partido entre Deportivo Quito y Macará sin complicaciones. Una hora antes de que se iniciara el cotejo (16:00), en el Atahualpa, los uniformados tuvieron escaso trabajo para chequear la entrada de los aficionados al escenario quiteño.

Ellos custodiaron a los jueces en la pista donde se presentó el jueves el artista canadiense Justin Bieber. En la cancha se evidenciaba algo de maltrato por la presentación del artista internacional. Al final del cotejo, los jueces y jugadores se despidieron cordialmente. Incluso, los de Macará que cayeron 3-0 chocaron las palmas con las jueces.

En cambio, en Ibarra no hubo fútbol. Unos 100 hinchas del Pilahuín, escuchaban por la radio el desenlace del partido que su club debía jugar ante el F.C. UIDE. La terna arbitral designada para pitar este cotejo por la cuarta fecha de torneo de Segunda Categoría no llegó a este escenario.

Antes de las 15:00, hora fijada para el partido, el asesor de árbitros, Tomás Alarcón, revisó los carnés de cancha y pidió a los jugadores de los dos equipos ingresar uniformados al gramado, para hacer constar su presentación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)