17 de September de 2012 00:03

El árbitro tiene la culpa

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
alejandro-ribadeneira

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las dos últimas jornadas de eliminatorias dejan como lección que sigue vigente en Ecuador ese rasgo típicamente latinoamericano de echarle la culpa de las desgracias propias a otros. Siempre hay alguien listo para amargarnos: gringos, banqueros, imperialistas, derechistas, y, cómo no, árbitros de fútbol.

Esta vez el paraguayo Carlos Amarilla ha sido víctima de los patrióticos insultos de los hinchas tricolores, quienes con la vena inflamada y los ojos ensangrentados de furia lo han declarado enemigo de la nación porque no le dio un penal a Benítez (quien prefirió mostrar sus dotes de clavadista olímpico en lugar de encarar y definir) y porque le sacó dos tarjetas a Valencia, quien tiene antecedentes de cometer faltas innecesarias en medio campo. Le pasó en la final de la Champions (amarilla por brusco). Le pasó en el último cotejo de eliminatorias ante Chile (roja directa). Le volvió a pasar.

Mirar el fútbol como si fuera un acto conspirativo en contra de nuestros sagrados intereses es una conveniente exageración. Y echarle la culpa al juez es, más bien, una justificación de las propias carencias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)