5 de November de 2012 00:01

La ‘AKD’ se reencontró con su karma de perder el balón

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En la posesión de la pelota estuvo la virtud y la falencia del Deportivo Quito, que ayer apenas rescató un empate 1-1 con el Deportivo Cuenca en el estadio Atahualpa.

Los de la Plaza del Teatro controlaron el balón y a excepción del gol su defensa estuvo segura. Pero cuando les tocó ir para adelante y buscar el arco contrario fue como si el esférico les pesara.

Así se facilitó la labor defensiva de los australes, que con la conducción de Guillermo Duró en el banquillo no perdieron ese orden que los caracterizó desde la época de su anterior estratega, el también argentino Luis Soler.

Los visitantes apelaron al contragolpe, y de esa manera convirtieron a los 36 minutos, cuando recuperaron un balón en su campo y empezaron a tocar con profundidad. De esto se dio cuenta el entrenador local Rubén Darío Insúa, quien desde el filo de la zona técnica les hacía gesticulaciones a sus jugadores, con la mano derecha, para que cubrieran los espacios vacíos. A pesar de eso, Byron Cano fue más ‘vivo’ y recibió solo la pelota cuando recién Giovanny Espinoza y Pedro Velasco intentaron reaccionar. Así, el delantero derrotó sin problemas al golero Adrián Bone y dedicó el tanto a unos 30 hinchas en la general.

[[OBJECT]]

La anotación enfrió aún más a los chullas, que durante la primera mitad trasladaron la pelota de uno a otro costado de manera intrascendente. Ese juego predecible de la ‘AKD’ fue controlado por los pupilos de Duró, que al igual que su colega pasó todo el tiempo al filo de la zona técnica, gritando y dando indicaciones a los suyos.

Con el gol en contra y la presión de los hinchas, que ayer no llegaron a los 2 500 pero sí se hicieron sentir con sus permanentes cánticos y a ratos también con silbatinas y gritos de reclamos, Insúa planteó una oncena más ofensiva para la segunda mitad.

Dejó de jugar con cuatro defensores y sacó a Luis Romero para formar una línea de tres , en la que Isaac Mina y Luis Chica complementaron por los costados el trabajo de Espinoza, quien estuvo en el centro. En lugar de Romero entró el lateral ofensivo Sebastián Rusculleda, que sin embargo aportó poco por la izquierda.

El que sí entró enchufado fue Luis Congo, imbabureño que se complementó bastante bien con Maximiliano Bevacqua y Gonzalo Lorca, en la zona de ataque.

Los cambios permitieron a los locales generar llegadas más profundas. Así, poco a poco la sensación de que el gol llegaría se apoderó también de los hinchas. Y precisamente cuando la gran mayoría de la preferencia se contagió y empezó a alentar llegó el ansiado empate.

El Quito dominaba y el en el graderío cantaban “Vamo ‘AKD”... Entonces, tras un disparo fuerte de Lorca, que no fue ni centro ni tiro al arco, el resistido Bevacqua desvió el balón (1-1). Lo anecdótico es que apenas unos minutos antes se escuchó‘Bevacqua fuera’ en la tribuna y en el palco.

Tras el gol y para frenar el ímpetu de los locales, Duró hizo ingresar al defensa Giovanny Caicedo por el delantero Pablo Vásquez.

Los chullas estuvieron cerca, incluso dos pelotas se estrellaron en los travesaños, pero no hubo más goles. El empate fue un premio para los visitantes, que le quitaron dos puntos al Quito que el miércoles volverá al Atahualpa para medirse con El Nacional.

Ese partido es fundamental para ambos clubes, que no han salvado todavía la categoría y podrían complicarse con el descenso.

Las ‘perlas’

Los hinchas  del Deportivo  Quito, que no llegaron a los 2 500,mostraron  unas  40  banderas que le dieron colorido a la preferencia.

En  la  parte alta   del palco, a tono con la época de finados y  usando una camisa  lila, estuvo  Iván  Vasco, nuevo presidente de la ‘AKD’.  

El preparador físico  de los chullas, César Vaioli, dejó la zona técnica del Atahualpa,   aparentemente por insultos a los árbitros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)